lunes, septiembre 15, 2014

FE SÓLIDA


Mat.14:23 Y después de dejar a la multitud, [Yeshúa, el Mesías] subió al monte y oró solo. Y llegó la hora de la tarde y estaba allí parado solo. (24) Y la barca [con sus discípulos] estaba en medio del mar y (las olas del mar) la zarandeaban porque el viento era contrario. (25) A la cuarta vigilia de la noche vino a ellos Yeshúa caminando sobre el mar. (26) Y cuando lo vieron sus discípulos caminando sobre el mar se alarmaron, pensando que era un shed [fantasma], y por la inmensidad de su temor se pusieron a gritar. (27) Entonces les respondió Yeshúa y les dijo: “Que haya confianza entre ustedes pues soy yo; no teman”. (28) Y respondió Pedro y le dijo: “Maestro, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre el agua”. (29) Y le dijo Yeshúa: “Ven”. Y se bajó Pedro de la barca y caminó sobre el mar y fue hacia Yeshúa. (30) Y cuando vio la fuerza del viento temió mucho y al comenzar a hundirse y gritó y dijo: “¡Maestro, sálvame!” (31) Y enseguida Yeshúa extendió su mano y lo sostuvo y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” (Mat.Heb. Shem Tov, trad. Moré José Álvarez) 

Este relato, más allá de lo increíble que parezca, puede servirnos para tomar una gran enseñanza . De hecho, es posible que para ello haya sido registrado. 

Pedro representa a todos los que aseguran que tiene plena fe en el Todopoderoso, creyendo que todo lo pueden con Su Ayuda. Pero sabemos que una cosa es decirlo y otra cosa es hacerlo. Pedro se animó a hacer algo que parecía imposible, en principio: caminar sobre las aguas del mar. Esta imagen la podemos identificar con la capacidad, de acuerdo a la fe que uno cree tener confiando en la Ayuda Celestial, de superar cualquier problema o hecho negativo que se presente en la vida. Pero, cuando llegan esos momentos, uno debe demostrar que su fe era tan sólida como para no temer, sin desanimarse ni caer. Pedro comienza a caminar sobre las aguas confiando en la palabra del Mesías que lo llamó, pero cuando tomó conciencia del peligro temió, dudó y comenzó a hundirse clamando por ayuda. Es por ello que el Mesías le  recriminó por su poca fe al dudar, luego de que le había animado a hacer aquello que parecía imposible.  Esto suele suceder con la fe de muchos creyentes, que antes de que se les presenten los grandes problemas en la vida creen que todo lo pueden superar con una fe inquebrantable, y una confianza absoluta en la Ayuda Celestial. Pero cuando llegan los problemas, se desaniman y sufren grandes tristezas (y hasta depresiones) por causa de la duda o de una fe teórica, la cual se desarma cuando es puesta en práctica. 

Aprendemos de este pasaje que "caminar sobre las aguas" puede simbolizar vivir según los Mandamientos del Todopoderoso, con la mente puesta en imitar al hombre que mejor nos enseñó a cumplir tales Mandamientos: Yeshúa el Mesías (que en parte para ello fue Ungido). Porque al imitarlo, entonces podemos decir que tenemos al espíritu del Mesías en nuestros corazones, con el cual podemos luchar confiados. Sin embargo, el caminar sobre esas "aguas" también implicará que se experimenten muchas pruebas a la fe, representadas en los vientos fuertes que tratarán de infundirnos temor, dudas, pesimismo y desánimo. Pero cuando el Espíritu de Santidad se presenta y nos llama a mostrar una fe inquebrantable confiando en Su Poder, jamás debemos dudar. Posiblemente tengamos que sufrir algunas veces tropiezos, pero sin dejar que esos malos tragos nos hundan en la lucha de la fe. Nada debemos temer ni dudar cuando vivimos caminando de la mano del Mesías, porque seguro que triunfaremos. 

¿Cuán importante es tener el espíritu del Mesías como guía? Del todo. Para tener verdaderos frutos espirituales y éxito en la fe es necesario vivir practicando la Palabra del Altísimo con el espíritu del Mesías en nuestros corazones. Pues él nos lo ha aconsejado: 

Juan 15:4 Permanezcan en mí, y yo en ustedes. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. (5) Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste produce mucho fruto. Pero separados de mí, nada pueden hacer. (VIN) 

Y si estamos dispuestos a demostrar que nuestra fe tiene frutos verdaderos que vienen de la transformación del alma de acuerdo a los Mandamientos de YHWH, debemos ser fuertes completamente y que nuestro Padre Celestial sea glorificado por nuestras buenas obras, tal como lo hizo Yeshúa el Mesías y así también lo aconsejó: 

Mat.5:14 Ustedes son la luz en el mundo. Una ciudad edificada sobre un monte no se puede esconder. (15No encienden una luz para ponerla en un lugar oculto donde no puede alumbrar; sino que la ponen sobre el candelero para que alumbre a todos los miembros de la casa. (16) Así alumbre su luz delante de todo hombre para mostrarles sus buenas obras que son alabadas y glorificadas delante de su Padre que está en el cielo. (Mat.Heb. Shem Tov, trad. Moré José Álvarez) 

Y así será que, teniendo un fe sólida e inquebrantable en la confianza absoluta en el Amo del Universo, venceremos siempre en todas las pruebas, al mismo tiempo que mostraremos el espíritu del Mesías en nuestros corazones al imitarle para glorificar a nuestro Padre Celestial. Amén.

Gabriel.

jueves, marzo 13, 2014

La ofrenda (korbán)


La palabra hebrea korbán (ofrenda), proviene de la raíz karáb, que significa acercar.

Esto nos enseña que la ofrenda que se presentaba ante el sacerdote en el Santuario o Templo, estaba destinada a acercar al israelita hacia el Todopoderoso, sea por medio la intención de expiar sus pecados o de agradecerLe por los bienes recibidos.

Siempre debe haber en la fe del fiel al Santo Bendito Él, un deseo constante de acercamiento hacia el Altísimo, como si fuera un fuego continuo; pues el alejamiento disminuye la fe. Pero el éxito de ese acercamiento, depende también de su acercamiento hacia el prójimo. Si uno ama al Amo del Universo, y desea acercarse a Él, debe amar también necesariamente a su prójimo, tal como Él lo enseña.

Al respecto, nos instruyó Yeshúa ("Jesus") el Mesías, en los tiempos cuando se ofrendaba aún con el Templo de pie:

Mat.5:23 Y si presentas tu ofrenda en el altar y recuerdas que tienes una disputa con tu compañero, y él se está quejando de ti sobre este asunto, (24) deja tu ofrenda allí delante del altar y ve a apaciguarlo primero y después presenta tu ofrenda. (Mat.Heb. Shem Tov, trad. Moré José Álvarez)


O sea: acércate primero a tu prójimo, luego podrás acercarte de la mejor manera al Supremo.

Para amar a Dios debemos aprender a amar a nuestro prójimo. Para lograrlo, debemos ofrendar (sacrificar) nuestro ego. Es decir, debemos humillarnos para que el amor fluya como debe ser. Cuando uno tiene rencor contra alguien, no puede amar correctamente. O cuando uno no puede pedir perdón por un daño que hizo, tampoco podrá amar bien. El ego propio debe ser humillado destruyéndose el dañino orgullo.

Cuando llega Yom Kipur (el Día de Expiación), la condición necesaria para que desde el Cielo le perdonen los pecados a uno, es que uno perdone a los demás, o también pida perdón por los daños que causó. De eso se trata la ofrenda, más aun con respecto a el Día de Expiación.

También la raíz hebrea de korbán puede tener el sentido de comenzar una batalla en una guerra. En este caso, aplicado ese sentido a la ofrenda, debemos evitar caer esclavos de las pasiones carnales en la guerra contra la Mala Inclinación. Para ello, debe ofrendarse tiempo de vida para cultivar el alma espiritualmente, de modo que se la adiestre para tener control sobre las pasiones carnales humanas. Toda persona tiene algo de "animal" en su naturaleza. Si se rectifica o purifica el alma, se ofrenda ese "animal" para que no domine al alma imponiendo los deseos desmedidos de la carne.

Los Mandamientos del Altísimo se pueden cumplir cuando se vive una vida espiritual, con un alma acrisolada por la Palabra del Supremo, que es como fuego celestial. De lo contrario, la mente queda anhelando sin poder cumplir, esclava de las pasiones carnales. Es por ello que debe ofrendarse la voluntad firme en dar pelea contra la Mala Inclinación, aprendiendo todo lo que se debe hacer para poner en práctica los Mandamientos que pulirán el alma.

Al acercarse uno al prójimo, podrá amarlo correctamente si se mantiene batallando en la guerra para fortalecerse espiritualmente de acuerdo a las Instrucciones del Altísimo. Puede haber batallas perdidas (errores o tropiezos) en el aprendizaje y entrenamiento; pero la fe firme en la lucha sin parar, hará que el Amo del Universo entregue la victoria al haberse uno acercado a Él como debe ser (con una ofrenda legítima).

Gavriel.

domingo, febrero 23, 2014

Busca a Dios.


Isaias 55:6 Busquen a YHWH mientras puede ser hallado, llámenlo mientras está cercano.

No desperdiciemos el tiempo de la vida buscando cosas que nos perjudicarán, o sólo en pasatiempos mundanos que no edifican el alma. Pero, ¿cómo Le buscamos? El Profeta respode:

Is.55:7 Abandone el malvado su camino, el hombre pecador sus planes; vuélvase a [o arrepiéntase ante] YHWH, y Él lo perdonará; a nuestro Elohim [Dios], que perdona abundantemente.

La clave para buscar a Dios y hallarLe es el arrepentimiento de los malos actos (Teshuvá). O, dicho de otra manera, rectificar el alma de sus errores confesándolos en las plegarias al Todopoderoso y comprometiéndose a tener la voluntad firme en corregirlos. Dejar de lado el propio camino, significa desobedecer al ego propio y obedecer al Amo del Universo con sumo respeto. Ese es el principio de la sabiduría celestial que se recibirá para encaminar los pasos en la vida por la Senda Recta que marcan las Palabras del Altísimo.

Es momento de actuar, no se puede perder más tiempo. Es hora de despertarse mientras el Santo Bendito Él está cerca esperando que Le obedezcan para que se alcance la dicha que proveen Sus bendiciones. Para llamarLe hay que escoger la "onda" correcta estudiando Sus Palabras para descubrirLe, más allá de lo que diga cualquier persona.

Despertar con humildad, arrepentimiento, plegaria y estudio es el camino para que, a través de la obediencia al Disciplinamiento Celestial, se halle (conozca) a Dios, y se pueda comunicar con Él para una correcta educación que produzca frutos benditos en esta vida, y se recoja el gran premio en la vida que viene.

Muy buena semana!

jueves, junio 27, 2013

Santificado sea Tu Nombre...




Núm.27:14 Ustedes [Moshé y Aharón] se rebelaron contra Mi Palabra en el desierto de Tzin cuando la comunidad Me enfrentó. (Yo dije que le hablaran a la piedra, no que la golpearan). Ustedes debieron haberMe santificado [ lehakedisheni – raíz kadash ] ante los ojos de ellos en el tema del agua. Esas son las aguas de Merivá (“agua de la disputa”), de Kadesh [ Santuario, de raíz kadash ], en el desierto de Tzin. (Es decir, esas aguas fueron la causa de la muerte de Moshé y de Aharón).  (Torat Emet)

Otra traducción posible de lo resaltado es: “Ustedes debieron haberMe santificado por medio del agua”. Y ¿dónde estaban esas aguas de la contienda? En Kadesh, es decir, en el “Santuario”.

Ahora bien, la famosa plegaria o “Kadish” que nos enseñó el Mesías comienza:

Padre Nuestro que estás en los Cielos, Santificado sea Tu Nombre.(Mat.6:9)

Pero, ¿cómo debe ser Santificado Su Nombre, si ya de por sí mismo es Santo?

Se Santifica el Nombre del Altísimo por medio de nuestras obras de bien que resulten de poner en práctica Sus Mandamientos; esto es; por medio de la obediencia absoluta a Su Palabra. Y Su Palabra es la Torá. Y la Torá es “Agua”. Por ello el Supremo le reclamó a Moisés que no Le habían santificado por medio del agua, ya que habían desobedecido Su Palabra/Orden/Mandamiento.

Esto es muy importante tenerlo en cuenta a la hora de la plegaria para saber cómo debe ser Santificado el Nombre Sagrado del Supremo. En el Kadish “ortodoxo” (si se puede decir así) elaborado por los Sabios también se implora, además de pedir por la llegada del Mesías, que sea Santificado Su gran Nombre.

Itgadal veitkadash shemé rabá. amén. (… ) Iehe Shemé Rabá mebaraj lealam lalmé almaiá. Itbaraj veishtabaj veitpaar veitromam veitnasé veithadar veithalé veithalal Shemé DeKudshá Berij Hu. (Amén). (…)

Exaltado y santificado sea Su gran Nombre, amén. (… ) Bendito sea Su gran Nombre para siempre, por toda la eternidad; sea bendito, elogiado, glorificado, exaltado, ensalzado, magnificado, enaltecido y alabado Su santísimo Nombre.  (Amén). (…)


Por lo tanto está en nuestras mismas “manos” el hecho de que sea Santificado el Nombre del Supremo. Y se lo Santifica por medio de la obediencia a Sus Mandamientos (“bebiendo Su Agua”). Porque de esa manera, por medio de esa obediencia y puesta en práctica de Sus Mandamientos, uno mismo logrará santificarse. Y con ese camino de santificación se cumple lo que el mismo Amo del Universo nos pidió:

Lev.11:45 Porque Yo YHWH Soy el que los sacó a ustedes de la tierra de Egipto para ser su Elohim [Dios]: ustedes serán santos porque Yo Soy Santo.

Lev.19:2 Háblale a toda la comunidad israelita y diles: Ustedes deben ser santos, porque Yo, YHWH su Elohim, Soy Santo.

Lev.20:26 Ustedes serán santos para Mí, porque Yo YHWH Soy Santo. Y Yo los he separado a ustedes de entre otros pueblos para que sean Míos.


Y la disputa o contienda había sido en Merivá, en Kadesh. Y Kadesh es el “Santuario” donde debe ser Santificado el Nombre del Altísimo. ¿Ese Santuario era el que contruyeron en el desierto, y luego el Templo de Yerushaláim (Jerusalem)? No solos esos. Ese Kadesh/Santuario es el alma misma que todos poseemos, y donde debe morar el Espíritu de Santidad del Todopoderoso donde quiera que vayamos. Por ello dijo Él: ContrúyanMe un Santuario [Mikdash de Kadash], y Yo moraré en ellos.” (Ex.25:8) 

Pero, si desobedecemos Su Palabra o Mandamientos haciendo lo malo o impuro, el Altísimo con Su Espíritu no morará en nosotros, y entonces estaremos profanando Su Nombre.
Por lo tanto, por medio de la obediencia fiel al Supremo junto al temor reverente a Él se evitará caer en “merivá”; es decir, se evitará caer en rebelión, en contienda contra Su Voluntad para no profanar Su Nombre y Palabra.



Bendiciones!

Gavriel.

lunes, junio 18, 2012

ERETZ KENAAN-ISRAEL







"Eretz" en hebreo significa "tierra" y, como enseñan los Sabios, deriva de la palabra "ratzon" que significa "voluntad" o "deseo".

"Kenaan" era la tierra que el Pueblo de Israel conquistó de la mano del caudillo Iehoshúa hijo de Nun. Para ello tuvieron que expulsar de esa tierra 7 naciones paganas e idólatras de acuerdo a la Voluntad del Todopoderoso. La raíz hebrea de la palabra "Kenaan" es "kaná" que significa doblegar, humillar, quebrantar, someter.

“Israel”, el Pueblo escogido entre las naciones para que sea santo como lo enseña el Santo Bendito Él (cumpliendo Sus Mandamientos), significa “vencedor con El Celestial”, nombre que se le dio a Iaakov cuando luchó contra un mensajero celestial.

Pues bien, teniendo en cuenta estos datos, resulta que el hecho de conquista del Pueblo de Israel a la tierra de Kenaan nos enseña algo muy profundo para aprender.

En primer lugar debemos conquistar a “eretz kenaan”, esto es: someter o subyugar (kaná) nuestra voluntad (ratzón) de acuerdo a las enseñanzas (Torá/Ratzón/Voluntad)) del Todopoderoso (representado esto en la guía por el desierto del Pueblo Israelita), para vencer y cambiar el estado de “tierra de Kenaan” de nuestra alma (que alude a limpiar y eliminar todas las creencias contrarias a las enseñadas por el Altísimo adquiridas desde que se nace hasta que se hace uso de razón).

¿Cómo logramos obtener victoria en “eretz kenaan” para que sea “Eretz Israel”?

Pues, esto será posible por el significado de “Israel”: Venciendo de la Mano/Torá/Ratzón/Voluntad del Todopoderoso sobre nuestra “eretz/ratzon/voluntad”. Lo que implica una humillación (kaná) de nuestro ego que, cuando está en estado de “kenaan” dominado por las “7 naciones paganas”, no hace lo que el Eterno quiere, sino lo que cada uno quiere enceguecido en la ignorancia.

Entonces, trabajando nuestra “tierra/ego" apegado a lo mundano para elevarlo por medio de una espiritualidad santificada (obediente a los mandamientos celestiales), lo dominaremos para transformarlo en siervo del Eterno, tal como el Pueblo de Israel transformó la tierra de Kenaan pagana en Tierra de Israel santa, de la Mano/Torá del Eterno.

Y por esa razón, David dijo: "Laasót Retzonejá Eloháy jafátzi, veToratejá betój meáy." "Cumplir tu Voluntad es mi deseo, mi Elohim, y tu Torá está en mi interior" (Salm.40:9)

Vemos que hacer su Voluntad es inseparable de cumplir con su Torá, porque su Voluntad está expresada en su Torá, que es la Instrucción Perpetua para que Lo podamos imitar, seguir como una Guía y así santificarnos en un proceso de Vida en este mundo con miras al próximo. La Torá, que es su Perpetua Palabra, debe estar en nuestro corazón, es decir, en nuestra mente; lo que implica obedecer y poner en práctica lo que nos ha ordenado. No hay otra manera de hacer su Voluntad. En un mundo oscuro y sombrío (Eretz Kenaan), la Torá ilumina nuestro pasos para que alcancemos ese Mundo de Luz Total y Perpetuo, simbolizada en Eretz Israel.

Gavriel.

miércoles, mayo 30, 2012

Ilegalidad...







Como si fuera poco la nota anterior sobre los engaños por parte de los copistas de traducciones a los manuscritos antiguos, tenemos algo más en la segunda carta de Shimón Kefa (Pedro), hablando también de Shaúl (Pablo)..

2Ped.3:13-17 Pero según sus promesas [del Altísimo] esperamos cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia. (14) Por lo tanto, amados, estando a la espera de estas cosas, procuren con empeño que se encuentren en paz, sin mancha e irreprensibles delante de él.
(15) Consideren que la paciencia de nuestro Maestro es para liberación; como también nuestro amado hermano Shaúl
[Pablo] les ha escrito, según la sabiduría que se le ha dado.
(16) Él habla de estas cosas en todas sus cartas, en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como lo hacen también con las otras Escrituras, para su propia perdición.
(17) Así que ustedes, amados, ya que saben esto de antemano, tengan cuidado; no vaya a ser que se desvíen por el engaño de los sin-Ley/Torá
[αθεσμων athesmon], y caigan de su firmeza.
αθεσμων / athesmon: declinación de αθεσμος / athesmos.

La palabra griega thesmos se usa, en este contexto, en sentido de imposición legal y deriva de una raíz que se usa para referirse a algo que se coloca o pone en el corazón. Con la letra griega alfa se transforma en la falta o contrario. Por ello es correcto traducirla por falta de Ley o ilegal, o más bien por transgresor de la Ley/Torá. Y si afinamos la puntería, diríamos que se refiere a los que no guardan los Mandamientos del Todopoderoso (Su Ley/Torá) en sus corazones, sino que, al contrario, hacen cualquier cosa también para que otros tampoco lo hagan como ellos. Cosas como a partir de malintencionadas traducciones ("malvados" o "inicuos" en este caso), enseñan doctrinas totalmente distintas y hasta contrarias a las que enseñaban los discípulos de Yeshúa el Mesías, posiblemente quedando ellos así fuera del "nuevo pacto" mencionado por el Profeta Jeremías (31:31-33).

Analicen el pasaje citado a la luz de esta corrección y podrán darse cuenta que Shimón Kefá (Pedro) está advirtiendo que en ese mismo tiempo ya estaban tergiversando las enseñanzas de Shaúl (Pablo) por sus profundas palabras, así también como las Escrituras de la Torá y los Profetas; hablando de los "inscontantes" e "indoctos", es decir, aquellos que no soportan la obediencia a los mandamientos del Eterno, o que aprenden de cualquier hombre cualquier cosa contraria a las Enseñanzas Celestiales, quedando así presos de la ignorancia. Pero también están en este grupo los malintencionados que tuercen las escrituras para generar doctrina no hebreas, y precisamente con las cuales se ha creado otra religión con creencias totalmente diferentes a las de el Mesías de Israel y sus emisarios. Shimón Kefa llama la atención para que se resguarden de esas personas que arrastran hacia la perdición, pues ese es el destino al que lleva la desobediencia a los Mandamientos Benditos del Altísimo. Y quienes lo transitaban en aquella época que, como dijo Shaúl, ya estaba obrando el misterio de la "anulación de la Ley/Torá" (2Tes.2:7), obraban en contra de la Voluntad del Altísimo. Estimados cristianos: pueden seguir creyendo las mentiras generadas desde hace muchísimo tiempo; o pueden tomar estos consejos y moverse a estudiar las verdaderas enseñanzas del Eterno Santo. HáganLe caso a Él, más que a mí. Y entiendan qué es lo que el Eterno les está diciendo a través del Profeta cuando dijo:

Jer.6:16 Así ha dicho IHWH: “Párense por los caminos y consideren, pregunten por las sendas antiguas: ¿Cuál es el camino a la felicidad? Caminen por él, y hallen tranquilidad para sus vidas. Pero ellos dijeron: ‘¡No caminaremos por él!’

¿Qué nos dice el Eterno aquí? La felicidad está en el Camino que enseñan las sendas antiguas. Y éstas son sin ninguna duda las que enseñan los Sabios explicando los hechos y acciones de los Patriarcas en la Torá. En resumen, el Camino de Felicidad se puede encontrar aprendiendo sobre los Mandamientos del Eterno que están en Su Ley/Torá. Cuando se busque eso, entonces se podrá salir del estado de ignorancia diciendo siempre: "No caminaremos por él", para pasar a estar agradecido siempre al Eterno por caminar en medio de Sus Consejos.

Cuando se oculta la verdad... Hay que volver a lo original para correción.



Para muchas personas lo que publicaré ahora será sorpresivo, aunque hubiera querido que no sea así.  Existe un pasaje importantísimo que en el cristianismo no se tiene idea de lo que realmente dice. Hablo de Mateo 7:23.  Confieso que en mi época de creencia cristiana ese pasaje me tenía loco, ya que habla de las personas que serían rechazadas por el Mesías a su regreso, las cuales incluso harían profecías y toda clase de milagros, hasta exorcismos, como lo dice claramente el versículo anterior 7:22.  Y resulta que veía justamente eso en las manifestaciones de las distintas variantes del cristianismo, es decir, toda clase de milagros (algunos fraudes y otros reales), así también como predicciones de catástrofes cumplidas con gran precisión por auto-llamados "profetas".

Sin embargo, yo no estaba cómodo en mi "sabiduría", la cual se basaba en que la gente que sería rechazada era la que ministros cristianos (curas, pastores, etc..) definían según sus propios conocimientos en función de las palabras "maldad", "iniquidad", "mal", "malhechores", que cierran el vers.23 de acuerdo a las siguientes versiones, entre tantas otras:

"Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." (Mat.7:23 Reina-Valera 1960)

"Y entonces les declararé: "¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!" (Mat.7:23 Biblia de Jerusalem 1976)

"Pero entonces les contestaré: 'Nunca los conocí; aléjense de mí, malhechores!'"  (Mat.7:23 Dios habla Hoy 1996)

Mi cuestión era: Si estamos ante un milagro real, supóngase curación de una enfermedad "incurable", ¿cómo estar seguros de que ese milagro no fue hecho por una persona que será rechazada por el Mesías, sabiendo que el Apocalipsis enseña (con la bestia que cura una herida de muerte, Ap.13) que habrá realmente poderes sobrenaturales para provocar el desvío a las personas que de verdad caminan en la Voluntad del Altísimo?  Y no tenía respuesta con esas versiones ni con casi ninguna de las versiones conocidas, sean en latín, en inglés, en alemán, o español, etc..

La solución vino porque:

1) Abrí bien los ojos y reconocí que en el cristianismo podían estar enseñando mal, al menos sospechaba de ello para alcanzar la verdad, ya sea confirmando o descartando.

2) Decidí poner a prueba, mediante estudio e investigación propia, si lo que enseñaban los "ministros escogidos" cristianos concordaba con la verdad real y no la falsa verdad.

3) Recurrí al estudio intensivo de las Escrituras aprendiendo hebreo y ayudado por diccionarios hebreo y griego.

4) Salí del dogmatismo para que se me abrieran los ojos y para comenzar a acercarme a la verdadera Verdad, valga la redundancia.

5) Comencé a estudiar profundamente la Torá y los Profetas apoyándome en las plegarias.

Y así fue que descubrí la gran trampa...

El texto griego del vers. dice así:

Mat 7:23 και  τοτε  ομολογησω  αυτοις  οτι  ουδεποτε  εγνων  υμας  αποχωρειτε  απ  εμου  οι  εργαζομενοι  την  ανομιαν.

La palabra griega en cuestión es la última y se traslitera: "anomian". Esta palabra es una declinación de la raíz "anomía", y según el griego puede significar varias cosas. Pero, principalmente significa "violación de la Ley".  El diccionario nos dice:

anomía  (de ánomos)
Ilegalidad, esto es: violación de la ley o (generalmente) maldad, impiedad:-infracción, infringir la ley, iniquidad, maldad, transgresión.

ánomos  (de "a" [como partícula negativa] y "nomos" [Ley])
Sin ley, esto es: (negativa) no sujeto a la ley (judía); (por implicación un gentil), o (positivamente) impío, malo:-transgresor de la ley, inicuo.

Por lo tanto, entre los significados de "anomian", si se usa para traducir otra palabra que "infractor de la Ley judía (Torá)", ya sea maldad, iniquidad, impiedad, malhechor; tiene que tenerse en cuenta sólo en el contexto de las definiciones de pecado de la Ley judía (Torá), y no según la definición de cualquier hombre según otra religión.

Ya había sido escrito por Juan en su carta cuando dijo mencionando tanto el sujeto como la acción de transgredir la Torá:  " Todo el que comete pecado, también es transgresor de la Ley/Torá ["anomian"]; porque el pecado es infracción de la Ley/Torá ["anomía"]." (1Jn.3:4)  Y en otras malas traducciones sólo aparece, por ejemplo: "Pero todo el que peca, hace maldad [o iniquidad]; porque el pecado es la maldad [o iniquidad].

Entonces, cuando se coloca una traducción que no favorece al verdadero sentido de la palabra, que en este caso es violar los mandamientos de la Ley/Torá, se aprovecha para enseñar algo diferente a lo que originalmente se enseñaba en el entorno del conocimiento hebreo.  A la palabra "maldad" la definieron hombres de acuerdo a sus erróneos (o vacíos o malintencionados) conocimientos de las Escrituras, y su significado se alejó totalmente de lo que tiene que ver con hacer la Voluntad del Todopoderoso.

Por lo tanto, el correcto pasaje completo queda de esta manera según la precisa traducción:

Mat 7:22 En aquel Día muchos me dirán: "¡Mi Amo, mi amo! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿No echamos demonios en tu nombre? ¿No hicimos muchos milagros en tu nombre?"
Mat 7:23 Entonces les diré en su propia cara: "¡Nunca los conocí! ¡Apártense de mí, transgresores de la Ley/Torá!"


Ahora bien, ¿es éste el único pasaje en el que se tergiversó esa misma palabra?  Por supuesto que no.  Hay más.

Mat 24:11-13 Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por el aumento de la violación de la Torá ["anomian"], se enfriará el amor [como enseña la Ley/Torá] de muchos.  Pero el que persevere hasta el fin será liberado.

En las traducciones malintencionadas aparecen, como antes vimos, términos que no corresponden al correcto; como maldad, iniquidad, impiedad, pues con ellos se ha cambiado el sentido y sólo son entendibles como sinónimos de transgredir la Ley, en el contexto hebreo.

Y como se puede apreciar, con la correcta traducción, el sentido del mensaje cambia mucho.  Nos advirtió el Mesías que tuviéramos cuidado con los falsos profetas, que fueron los impulsores de una religión nueva con un Mesías deformado a partir del original; presentándolo también como un dios-hombre modificador de la Ley para los gentiles y con otras creeencias engañadoras que nada tenían que ver con las enseñanzas judías de Yeshúa el Mesías verdadero.  El pasaje citado lo dice claramente: que el engaño es señal de enseñanzas a favor de transgredir la Ley/Torá eterna, lo cual traen como consecuencia la disminución del amor, tanto del amor verdadero que se le debe al prójimo como al Todopoderoso según Él lo exige.  Y concluye en el vers.13 que el que persevere será liberado. ¿Perseverar haciendo qué?  Ni más ni menos que obedeciendo la Ley/Torá o Palabra eterna del Altísimo Santo Él, ya que sólo así se mantendrá en el verdadero amor y se cumplirá con la Voluntad del Eterno, necesario para estar en el Mundo Venidero. Y no sólo eso, sino también que uno es liberado de los pecados y de la esclavitud a lo mundano para vivir espiritualmente de acuerdo a la Guía/Torá que da verdadera Vida en este mundo, y Vida eterna en el próximo.


Y por si fuera poco, encontramos generalmente otra manipulación/tergiversación malintencionada en 2Tes.2:1-12. Presten bien atención a esta correcta traducción:

2Tes 2:1-2  Ahora, con respecto a la venida de nuestro Maestro Yeshúa el Mesías y nuestra reunión con él, les rogamos, hermanos, (2) que no se dejen mover fácilmente de su modo de pensar ni se alarmen, ni por espíritu, ni por mensaje, ni por carta como si fuera nuestra, como que ya hubiera llegado el día de IHWH.
2Tes 2:3 Nadie los engañe de ninguna manera; porque esto no sucederá sin que venga primero la apostasía y se manifieste el hombre sin-Ley/Torá [ de "anomias", pero en otras ponen: malvado, inicuo], el hijo de perdición.
2Tes 2:4 Este se opondrá y se alzará contra todo lo referente al Eterno, o lo que es reverenciable según Él; tanto que se sentará en el templo de Elohim haciéndose pasar por Elohim.
2Tes 2:5-6 ¿No recuerdan que mientras yo estaba todavía con ustedes, les decía esto? (6) Ahora saben qué lo detiene, para que a su debido tiempo se revele.
2Tes 2:7 Porque ya está obrando el misterio de la anulación de la Ley/Torá ["anomias"]; solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene [los que defienden la Torá].
2Tes 2:8 Y entonces se manifestará el Sin-Ley/Torá ["ánomos"], a quien el Maestro Yeshúa matará con el soplo de su boca [relacionado esto con lo dicho en Mat.7:23] y destruirá con el resplandor de su venida.
2Tes 2:9-10 El advenimiento del Sin-Ley/Torá se realizará por obra del Adversario/Opositor, con todo poder, señales y prodigios falsos [relacionado con Mat.7:22], (10) y con todo engaño malévolo entre los que perecen, por cuanto no recibieron el amor a la verdad para liberarse.
2Tes 2:11 Por esto, Elohim les enviará un poder engañoso para que crean en la mentira, (12) para que se pierdan todos los que no creyeron en la verdad, sino que prefirieron la injusticia ["adikía": injusticia según la violación de la Ley/Torá].

Este capítulo profético es por demás claro dentro de un entendimiento hebreo de las palabras del emisario judío Shaúl de Tarso ("Pablo").
En primer lugar aclara cuál es la verdadera "apostasía": La actitud de aquella persona que se aparta de las enseñanzas verdaderas de los emisarios judíos nazarenos que hablaron siempre sobre la base de la Ley/Torá/Palabra Eterna del Todopoderoso.  Shaúl les estaba advirtiendo con total claridad que iban a presentarse con el tiempo enseñanzas en el nombre de los emisarios nazarenos, pero que serían falsas y engañosas.

Por otro lado, aclara Shaúl que esas enseñanzas se basarían en abandonar la fe aferrada a la Ley/Torá; así como en oponerse a todo lo enseñado por el Todopoderoso desde su Torá entregada en el Monte Sinaí y a través de los Sabios Israelitas por medio de las generaciones de todos los tiempos.  Algo que se vió con el antisemitismo de los primeros siglos de la era gregoriana, consolidado por el emperador romano Constantino, cuando nacía con todo su poder la conocida "Iglesia".

Y Shaúl advierte de manera clara también, que ya en ese tiempo que él vivía estaba obrando esa operación oculta o silenciosa que enseñaba como "fe verdadera" la desobediencia a la Ley/Torá del Eterno.  Aún estaban esperando los generadores de esa operación que desaparecieran todos los justos obedientes y defensores de la Palabra Verdadera del Eterno, de Su Torá.  Y así sucedió, tal cual lo anunció Shaúl.  Cuando murieron todos los judíos nazarenos luego de la destrucción del Templo en Jerusalem, y de la última dispersión y gran exilio de Israel, entonces comenzó a manifestarse a partir de Roma con toda su fuerza el hombre opositor de la Ley/Torá, enseñando como "buena fe" la violación de la misma Torá, haciendo de esa manera lo contrario a la Voluntad del Altísimo.  De esta manera se cumple la profética advertencia de Isaías cuando dijo:

Is. 5:20-21 ¡Ay de los que a lo malo llaman bueno; y a lo bueno, malo! Que presentan las tinieblas como luz, y la luz como tinieblas; que presentan lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo. (21) ¡Ay de los que son sabios –en su propia opinión; de los que son prudentes –en su propio juicio!

Y Shaúl también se refería a lo que mencionó el Profeta Daniel, cuando advirtió sobre el poder que se presentaría como violador de la Ley/Torá del Altísimo, al decir:

Dan 7:24-25 En cuanto a los diez cuernos: de aquel reino se levantarán diez reyes. Tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros y derribará a tres reyes.  (25) El hablará palabras contra el  Supremo y oprimirá a los santos del Supremo. Intentará cambiar las Festividades y la Ley; en su mano serán entregadas durante un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.

Como pueden ver, las profecías se fueron cumpliendo.  Lo que nació como una religión "legítima" y "verdadera", resultó ser una operación sutilmente engañosa, contraria a las enseñanzas celestiales y de los justos emisarios.  La mentira se hizo presente con todo su poder a través de las tergiversaciones y manipulaciones de escrituras, con el fin de acomodarlas para crear una creencia malintencionada para desviar de la Verdad Celestial.

Pero aún están a tiempo aquellos que quieran aferrarse a la Verdad, y quieran creer en ella.  La única manera es abrir bien los ojos del entendimiento, salir y escapar de la mentira por más de dos milenios.  Para eso hay que comenzar a estudiarlo todo desde cero. Investigar con objetividad y sin prejuicios, dudando de lo aprendido por costumbre.

Y, para alcanzar esa Verdad Celestial, sólo hay que enfocarse en el estudio profundo de la Palabra Eterna del Todopoderoso, esta es, de Su Ley/Torá, enseñada a través de sus estudiosos.  La Torá es la Sabia del Olivo, que en Rom.11 Shaúl simboliza a Israel.  Y todos los gentiles pueden ser las ramas injertadas a ese Gran Olivo, pero sólo podrán mantenerse en éste si se alimentan de la Raíz o Sabia Celestial que es la Torá/Palabra del Altísimo, sin despreciarla.  Así se podrá escapar del poder engañoso que obra en contra de todo lo celestial verdadero.  El que quiere oír, que oiga...

Bendiciones para todos!