martes, julio 19, 2016

BuscarLe siempre.

Debemos buscar al Todopoderoso en todos los momentos de nuestra vida, no sólo cuando ocurren cosas negativas, tanto con nosotros mismos como con nuestros familiares o amigos. Él desea que Le tengamos en cuenta en nuestro diario vivir, incluso cuando todo está bien y no haya muchos problemas. Él permite a veces que suframos para que nos acerquemos a Él, para que le demostremos nuestro amor continuo, pero no para que nos olvidemos de Él luego de que nos ayude. Estar conectados permanentemente con Él es buscar hacer Su Voluntad para agradarle, haciendo lo bueno que Él manda; tenerle presente casi todo el día; conversar con Él en oraciones, ser grandes amigos de Él. Así como cuando somos hijos tratamos de agradar a nuestros padres haciendo lo mejor cada día, más aún debemos hacer con nuestro Padre celestial que nos regala la vida y nos bendice con todo lo que recibimos, sea bueno o malo. Porque también lo negativo puede ser de bendición si tenemos verdaderamente fe de que todo será para bien. Sólo de Él depende que recibamos consuelo en momentos de tristezas, así como también sólo de Él depende que seamos felices y disfrutemos la vida. Cuando vivimos conectados a Yahwéh el Todopoderoso, con seguridad recibiremos la fortaleza espiritual en la fe para resistir en los duros momentos que lleguen. Y el Mesías también nos ayudará si tenemos esa manera de vivir, acompañándonos con su espíritu para fortalecernos y para que ayudemos a los demás.

martes, julio 12, 2016

Conexión espiritual

Creo que todos conocen lo que es el WIFI, esa señal de internet inalámbrica que la mayoría posee en sus hogares, y que proviene de un aparato llamado "router" o de un "modem-router". Es sabido que la señal es captada por computadores portátiles, tablets, celulares, pero hasta una determinada distancia, según la potencia del aparato. Pasada esa distancia la señal de internet se pierde. Claro que los celulares, en general, tienen el servicio móvil de internet, pero no necesariamente todas las portátiles o tablets, a menos que lo contraten.

Pensemos en lo siguiente. Así como se pierde la señal cuando nos distanciamos demasiado del aparato que emite WIFI, también cuando nos distanciamos del Todopoderoso perdemos la conexión con Él. ¿Y qué sucede? Sufrimos, porque Él es la Fuente que nos provee buena vida. Para ser bendecidos por Yahwéh, nuestro Padre Celestial, debemos estar conectados a Él, recibir Su señal. ¿Cómo nos distanciamos si Él está en todos lados? Pues por medio de la desobediencia a Sus mandamientos; por no tenerle en cuenta en nuestro diario vivir, sólo cuando nos pasa algo malo; por no buscar conocerle. Y muchas veces Él permite que suframos para que nos acerquemos a Él, le conozcamos, o nos reconectemos. Estar conectados correctamente a Él es hacer Su Voluntad obedeciendo sus mandamientos; pensar en Él en gran parte del día y en cómo agradarle; dedicarle suficiente tiempo para orar y conversar con Él; estudiar Sus enseñanzas que están en la Escrituras; imitar a Su Hijo y Mesías nuestro Redentor que mostró la mejor manera de cómo hacer la conexión con Él. Lo mejor es vivir unidos al Todopoderoso en todo momento para ser felices y disfrutar bendecidos la vida; y para tener la suficiente fortaleza en la fe para superar con éxito cada prueba que se presente en el camino, y así ayudar a los demás.

Andar por la Luz




En la sabiduría judía encontramos: “Relatan que cuando llegó el alumbrado público a Bene Berak en Israel, el Sabio Jazón Ish caminaba con varios de sus alumnos por la calle y, al llegar debajo del poste, se detuvo y les dijo: ‘¡Qué enseñanza tan grande me ha dado este poste, ya que cuando uno está lejos de la luz, su sombra es muy grande, y a medida que se acerca, su sombra se achica! Y debajo directamente de la luz, no hay sombra. Así ocurre cuando estamos lejos de la verdad y de la luz Divina: nos creemos muy grandes… Nos pasará lo contrario cuando estemos totalmente debajo de ellas’.” (proyectojai.com)

Es muy interesante lo que enseña el Sabio, en cuanto a lo que pasa cuando uno está lejos de la Verdad y de la Luz Celestial. Creerse grande ocurre cuando uno cree que tiene muchos conocimientos, pero son sombras al estar alejados de la Verdad del Todopoderoso por tradiciones o costumbres humanas. Para quitarnos esas sombras hay que acercarse bien y con total humildad a la Luz del Altísimo, a la Fuente de Verdad, a Su Sabiduría Pura que está Escrita. Y hacer esto aferrándonos al Mesías que Yahwéh ha enviado para salvarnos, para purificarnos mientras intentamos ser sus fieles hijos según el modelo perfecto de persona que es el Mesías.

Por otro lado, cuando uno se aleja de la Luz de Yahwéh el Todopoderoso, que son Sus Instrucciones sencillas de entender, no sabrá tomar decisiones correctas, o no tendrá actitudes rectas para amar correctamente, y sufrirá porque caminará en la oscuridad de la necedad. Por eso decía David (Salm.119:105): "Lámpara es a mis pies tu palabra, una luz a mi camino.". Cuando caminamos bajo la Luz de la Verdad del Altísimo, que nos muestran Sus Mandamientos escritos, imitaremos a David y al Mesías. Estaremos seguros y sin miedo a tropezar por hacer la Voluntad de nuestro Padre Celestial.

viernes, julio 08, 2016

Busca la paz del Altísimo.

Juan 16:32  He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

Esto lo dijo el Mesías antes de morir. ¿Quiénes tienen esa fe del Mesías, esa fe verdadera para decir: "aunque quede solo, no lo estoy, porque mi Padre Celestial está conmigo"? Porque lo que estaba haciendo el Mesías es dejar un ejemplo. Por eso tienen gran sentido las siguientes palabras que luego dijo:

Juan 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

¿Por qué dijo que, aún estando espiritualmente con el Mesías, en el mundo tendremos aflicciones, pero debemos confiar porque él ha vencido al mundo? ¿Confiar en quién? En el Todopoderoso Yahwéh, Quien no desampara a sus fieles hijos. Y así como no lo hizo con su amado Hijo y Ungido, tampoco lo hará con los que sigan a Su Hijo.

Pero la realidad del mundo empuja para que la mente se aflija en demasía, sobre todo aquella que es débil en la fe, más aún a la que nada tiene. El mundo con todos sus problemas y cosas negativas existe para quitarnos toda fe, para que suframos desesperación, para robarnos la paz espiritual o impedirnos que accedamos a ella. Y por tal razón es muy importante vivir una correcta fe en el Mesías, que nos dejó dicho:

Juan 14:27  La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

La paz que nos deja el Mesías no es como estar recostados en una playa paradisíaca y con poca gente cerca. Tampoco es disfrutar de caminatas por campos verdes, lejos de las ciudades abarrotadas de gente, oyendo el canto de pájaros y el sonido de brisas. Estos ejemplos son de paz como puede dar el mundo. La paz del Mesías es la que trae calma espiritual, incluso en lugares llenos de problemas y en situaciones  aflictivas. Y quienes no tienen esa paz, tampoco podrán disfrutar en los ejemplos que mencioné antes en el mundo. La paz que provee el Mesías es provocada por el espíritu de Yahwéh, el Todopoderoso. Por eso el Mesías dijo que, aunque estuviera solo, igual estaba en paz, porque el Padre Celestial estaba con él. El Todopoderoso le transmitía esa paz y seguridad de mantenerse en calma, pase lo malo que pase, sabiendo que iba a sufrir hasta la muerte. Pero también sabía que resucitaría para cumplir con su misión y hacer feliz a muchísima gente.

Y esto es lo que dijo en una de sus cartas el Apóstol Pablo:

Filp. 4:6-7 Por nada estén afanosos; más bien, presenten sus peticiones delante del Todopoderoso en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz del Todopoderoso, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en el Mesías Yeshúa.

Cuando se experimenten cosas negativas, situaciones aflictivas, abunden los problemas, el mejor remedio es reforzar la fe por medio de la oración. Aunque no haya gana, igual forzar la oración con paciencia, buscando a Yahwéh aunque sea en silencio inicialmente. Esperar en Él hasta que se logre la comunicación. Cuando eso ocurra, cuando se logre calma mental, entonces implórele su Perdón por los méritos del sacrificio del Mesías, con arrepentimiento sincero por cualquier obra mala que haya hecho, tanto contra Él como contra un prójimo. Y agradézcale por todo lo bueno que Él le ha dado y posee, incluso por permitirle vivir esa experiencia negativa para crecer en la fe. Y asegúrele que pase lo malo que pase, seguirá esperando en Él pacientemente, respetando Su Voluntad y Su tiempo. Prométale que nada en el mundo podrá hacerle perder la fe ni hacerle faltar el respeto a Él, su Padre que está con usted en todo momento. Entonces Él le entregará de su espíritu para transmitirle su paz, esa experiencia incomprensible y que no se puede explicar totalmente con palabras, sino vivirla plenamente.

Yahwéh el Poderoso de los Ejércitos le bendiga con Su paz, que es con Su Shalom, que es con calma espiritual, con bienestar, con valentía, con mansedumbre, con paciencia, con fe, con amor en la guía espiritual del Mesías. Amén!

domingo, julio 03, 2016

Nueva invitación

Saludos hermanos. Quiero invitarlos a leer una excelente publicación de mi hermano Ángel Candelaria en su blog Raíces Hebreas de la Fe. Bendiciones!

Click sobre el siguiente link:


5 Cosas que mi Perra me Enseñó sobre el Amor a Yahweh

.

miércoles, junio 08, 2016

¿Conoces a YaHWéH? Exodo cap.5

Saludos amigos. Analicemos un pasaje del capítulo 5 de Shemot (Exodo), cuando Moisés, en el primer encuentro con el Faraón, le pedía que los dejara salir de Egipto al desierto para celebrar una festividad. Dice al comienzo del capítulo:

Éx. 5:1 Después entraron Moisés y Aarón a Faraón, y le dijeron: Yahwéh, el Poderoso de Israel, dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. (2) Y Faraón respondió: ¿Quién es Yahwéh, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Yahwéh, ni tampoco dejaré ir a Israel. (RV2010 restaurada)

Esta respuesta del Faraón puede interpretarse de dos maneras posibles: 1) Desconocía al Todopoderoso completamente. 2) Sabía que los israelitas tenían una deidad en la que creían, así como él tenía muchas. Al parecer estamos ante esta segunda opción, y su respuesta fue despreciativa para con Yahwéh. El verbo "oiga" se traduce del hebreo "shamá", que tiene el sentido de oír a alguien prestándole atención u obedeciéndole. Al decir "Quién es Yahwéh, para que yo oiga su voz" da a entender un desprecio, un considerar como nada al Todopoderoso de los hebreos, como se les llamaba a los israelitas en Egipto.  ¿Por qué tuvo esa actitud? Porque por costumbre tenía otras deidades, creencias en seres inexistentes y sin ningún poder. Para él Yahwéh no significaba nada más que un "dios" más de los tantos, pero que no era de los suyos. De aquí tenemos un primer indicio de que el desconocimiento del verdadero Yahwéh lleva a NO hacer su Voluntad.

El Faraón consideraba a Yahwéh incluso inferior a sus dioses. Por tal razón se atrevió a despreciarlo, a ignorarlo como Todopoderoso único. Es por eso que no conocía a Yahwéh en toda su dimensión, tal como lo conocerá luego con las plagas.  En la actualidad sucede algo semejante. La mayoría dice que cree en "Dios", pero: ¿Conocen realmente a Yahwéh? Pues, decir "conozco a Dios" no es lo mismo que conocer a Yahwéh. No se trata de un simple nombre... Moisés tuvo que conocer a Yahwéh, comenzando al encontrar la zarza que ardía y no se consumía (Ex.cap.3), más allá de que tenía alguna idea del Todopoderoso. En el versículo Ex.3:15 el Altísimo le revela su sagrado Nombre, y Moisés conoce al Eterno por medio del respeto y la obediencia, por lo cual es muy bendecido. El mismo Abraham también tuvo que conocer a Yahwéh luego de haberle creído, al cambiar su vida y sus costumbres con la obediencia y respeto a Él. Incluso llegó a invocar su Nombre y Yahwéh lo consideró su amigo, por lo cual fue grandemente bendecido, tanto que recibió la promesa de bendición de las naciones gracias a él.

El Faraón tenía cautivo al pueblo israelita en Egipto. Como hemos explicado en otras oportunidades, "Egipto" en hebreo se dice Mitsráyim, y su raíz matsór significa límite o limitación. Por tal razón "Egipto" simboliza la limitación para servir a Yahwéh por alguna cautividad. Esta puede manifestarse, por ejemplo, en la esclavitud a las cosas mundanas, viviendo sólo en función de los deseos pasionales del cuerpo. Es lo que el apóstol Shaúl (Pablo) dirá: "vivir en la carne". Esa esclavitud enferma la mente con el tiempo y no le permite obedecer al Todopoderoso, lo cual lleva a desconocerle, a ignorarle y a enemistarse con Él.

También otra forma de esclavitud, representada por "Egipto", es la ignorancia. Es la falta de conocimiento verdadero que resulta de ser esclavos de religiones o consejos humanos. En algunos casos religiones que están en contra de los Mandamientos de Yahwéh, que inventan nuevos y distintos. En otros casos religiones que no aceptan al Mesías como redentor de sus pecados y lo menosprecian. Oponerse al conocimiento de la verdad hace que uno quede esclavo de tradiciones humanas que contienen las religiones. Esto sucede porque el "amo" de las personas presas de las tradiciones es su mismo ego arrogante, que no se humilla para que el espíritu de santidad de Yahwéh los ilumine con la Verdad.

El conocimiento está relacionado con el Nombre sagrado y la santificación del mismo. El conocimiento no tiene que ver sólo con la teoría, sino también con la práctica. Tal como Abraham, que no sólo oyó y creyó, sino también actuó obedientemente, igual que Moisés. Eso es algo que no hizo Israel cuando estuvo dividido en dos reinos. Por eso está escrito (en Isaías 5:13, RV60): "Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed.". Y (en Oseas 4:6, RV60): "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, Yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la Ley de tu Dios, también Yo me olvidaré de tus hijos.". La falta de conocimiento puede estar relacionada con despreciar la Ley de Yahwéh, y eso es despreciar su Palabra. La falta de conocimiento también causa cautividad mental por seguir sabidurías humanas, más aún negando al Mesías enviado por Yahwéh.

Conocer a Yahwéh es empaparse de su Verdad. ¿Y cuál es esa Verdad? Pues su Palabra escrita, y su Palabra enseñada por el Mesías que ya vino. Por tal razón la Verdad está en el Mesías. Y sobre él está escrito:

Juan 18:37 Entonces Pilato le dijo: “¿Así que tú eres rey?” Yahoshúa respondió: “Tú lo dices, soy rey. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad oye mi voz”. (38) Pilato le preguntó: “¿Qué es la verdad? Después de preguntar esto, salió de nuevo a donde los judíos y les dijo: “Yo no hallo ningún delito en él”. (VIN)

El Mesías vino al mundo para dar testimonio de la Verdad, de la Palabra de Yahwéh. Y quienes son de la Verdad y la respetan, oirán al Mesías, creerán en él para poder tener vida eterna. Pilato supo que él era rey, pero al no conocer a Yahwéh ni su Verdad como el Faraón, despreció al Todopoderoso y no pudo reconocer al verdadero Mesías, tal como les pasa a muchos actualmente. Y el Mesías dijo en oración a Yahwéh, hablando de sus discípulos:

Juan 17:14 Yo les he dado Tu Palabra, y el mundo los aborreció; porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. (15) No ruego que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. (16) Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. (17) Santifícalos con la verdad; tu palabra es la verdad. (18) “Así como tú me enviaste al mundo, también yo los he enviado al mundo. (19) Por ellos yo me consagro a mí mismo, para que ellos también se consagren en la verdad. (VIN)

¿Por qué el mundo aborreció a los discípulos del Mesías? Porque habían recibido las enseñanzas del Mesías según la Palabra de Yahwéh, haciendo Su Voluntad. Ellos conocieron verdaderamente a Yahwéh gracias al Mesías, por eso se distinguieron del mundo y fueron rechazados. La sabiduría del Mesías revela plenamente el conocimiento del Todopoderoso. Por tal razón, quien rechaza al Mesías, aunque conozca de Mandamientos, tendrá un conocimiento parcial del Altísimo. Y quienes desprecian la Ley con los Mandamientos de Yahwéh, aunque crean en el Mesías, también tienen un conocimiento parcial y corren el riesgo de perderlo del todo al vivir mundanamente, porque no siguen al Mesías como debe ser.

El Faraón de Egipto representa la necedad de no querer conocer al Todopoderoso Yahwéh, faltándole el respeto, rechazando la Palabra de Él dada a Moisés o al Mesías; aún teniendo noción del Hijo del Altísimo como rey, tal como Pilato. El conocimiento de Yahwéh llega por reconocer y alabar su bendito y poderoso Nombre; y se perfecciona con la fe en el Mesías Yahoshúa. La confianza en el verdadero nombre Yahwéh hace que le sirvamos de la mejor manera, teniendo como modelo de persona al Mesías. Los que quieren conocer a Yahwéh, no se conforman con creer en un Ser Todopoderoso. Buscarán aprender de Su Sabiduría, de acercarse a Su manifestación espiritual para ser bendecidos con el verdadero conocimiento en la vida. Y buscarán seguir al Mesías imitándole como siervo de Yahwéh, con absoluta obediencia a Su Palabra y Verdad. Vanas son todas las sabidurías mundanas según las tradiciones de hombres. Ni las religiones, ni la filosofía, ni la cabalá judía te harán más sabio para conocer más al Todopoderoso. La sabiduría verdadera la entrega Yahwéh a quien humildemente alaba su Nombre, estudia su Palabra, creyendo y confiando en su Hijo enviado para salvar al mundo. Como dijo Shaúl (Pablo) (en 1Co.1:24, VIN): "Pero para los llamados, tanto judíos como griegos [gentiles], el Mesías es el poder de Yahwéh y la sabiduría de Yahwéh.".


Gabriel. 

miércoles, mayo 25, 2016

Invitación

Saludos hermanos. Quiero invitarlos a leer algunos escritos excelentes para estudiar en el blog Raíces Hebreas de la Fe del hermano Ángel Candelaria. Bendiciones!

Clik sobre los siguientes links:

¿A Quién Debemos Adorar, y Cómo?

El Poder de Vencer el Mal con el Bien

El Peligro de la Tradición Oral

¿Bajo la Ley o Bajo la Gracia?

El Efecto Legal del Sacrificio del Mesías

Dos Muestras de Verdadero Amor Conyugal

¿Son las Señales Prueba Infalible de Nuestra Fe?

¿Conoce Usted el Nombre del Creador?

Que su Corazón no se Incline a los Ídolos (aunque su Cuerpo Tenga que Hacerlo)

Confía en las Avispas de Yahwéh

6 Cosas que Afectan Nuestro Estudio de la Biblia

.