domingo, enero 25, 2015

Éxodo 14:21-31. Cruzando el mar.


Éx.14:21-22 Entonces Moisés extendió su brazo sobre el mar y YaHWéH retiró el mar con un fuerte viento oriental durante toda aquella noche, y convirtió el mar en suelo seco. Las aguas quedaron divididas, y los israelitas entraron al mar sobre suelo seco, mientras las aguas formaban una pared para ellos a su derecha y a su izquierda. Los egipcios entraron al mar en su persecución, todos los caballos, carros y jinetes del Faraón.


¿Qué representa el mar, primero como impedimento para la liberación, y luego como el camino de liberación?

Las aguas del mar simbolizan las Instrucciones del Todopoderoso, Su Palabra, Sus Enseñanzas, Sus Mandamientos. En primer lugar, con el encerramiento del pueblo israelita entre el mar y los egipcios, se puede entender como la dificultad de comenzar a transitar en ese Camino de obediencia a las Instrucciones del Altísimo, luego de decidir salir del "sistema egipcio", que representa toda religión o creencia contraria a la Palabra Pura del Amo del Universo; en muchos caso alejando de hacer la Voluntad del Santo Bendito, en otros forzando a mal practicarla por las Tradiciones.


Moisés extendió su brazo sobre el mar y YaHWéH retiró el mar con un fuerte viento oriental durante toda aquella noche, y convirtió el mar en suelo seco.


Moisés invita a sumergirse en el mar, o sea, en las Instrucciones del Altísimo, para tener un Camino de liberación de las enseñanzas humanas erróneas. Cuando alguien siempre estuvo alejado de conocer la verdadera Palabra del Todopoderoso para ponerla en práctica, y comprende que la Torá/Ley de Moisés son las Enseñanzas del Vida para ser un buen hijo de YaHWéH, entonces entiende que sumergirse en el mar es sumergirse en los Mandamientos del Santo Bendito, y también en Moisés. Y los Mandamiento ya no son un impedimento, como algo muy difícil de cumplir (mucho menos, dañinos), sino que los mismos se abren como el mar, para que uno pase a través de sus cumplimientos (por suelo seco) hacia el crecimiento espiritual, con meta de alcanzar la Tierra Prometida en el Mundo Venidero.

Las aguas del mar, elevadas como paredes hacia ambos lados del camino seco, simbolizan la protección que implica ser obedientes a los Mandamientos. Es alcanzar sabiduría con la prudencia. Es escoger el camino lleno de bendiciones. Es reforzar la fe mediante la obediencia. Pero el ingreso también de los egipcios, representa que esa vida obediente tendrá pruebas, que no es todo regalado, y que los exámenes son para elevar el nivel espiritual del alma en la fe.


Y el verdadero Mesías ha venido a enseñar el correcto cumplimiento de las Instrucciones del Altísimo, y no a desobedecerlas (Mat.5:17-18). Así también, cuando regrese, volverá a buscar obedientes a la Voluntad del Todopoderoso, o sea, a Sus Enseñanzas, como está reflejado claramente en Mat.7.


Mat.7:21 “No todo el que me dice ‘Maestro, Maestro’ entrará en el Reino del Cielo, sino el que hace la Voluntad de mi Padre que está en el cielo. (22) Muchos me dirán en aquel día: “Maestro, Maestro, nosotros profetizamos en tu nombre, en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchas obras poderosas!’ (23) Entonces yo les declararé: ‘Nunca los conocí. ¡Apártense de mí, obreros sin Ley [no cumplidores de Mandamientos]!’" (VIN)



Hacer la Voluntad del Padre Celestial es ser obedientes y cumplir con sus Mandamientos. Es por ello que, cuando nos sumergimos simbólicamente en aguas en el nombre del Mesías, es como un compromiso que hacemos para comenzar a obedecer los Mandamientos del Altísimo, siguiendo el ejemplo de siervo que es el Mesías. Y así hicieron los israelitas en el Mar Rojo. Y por ello tienen tanta importancia los consejos del Apostol Pablo, cuando dijo:



1Co.10:1 No quiero que ignoren, hermanos, que todos nuestros padres estuvieron bajo la nube, y que todos atravesaron el mar. (2) Todos en Moisés se sumergieron en la nube y en el mar. (3) Todos comieron la misma comida espiritual. (4) Todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era el Mesías. (5) Sin embargo, Elohim [el Todopoderoso] no se agradó de la mayoría de ellos; pues quedaron postrados en el desierto. (6) Estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos lo malo, como lo codiciaron ellos. (7) No sean idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: “Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó para divertirse[Éx.32:6]. (8) Ni practiquemos la fornicación, como algunos de ellos la practicaron y en un sólo día cayeron veintitrés mil personas. [Núm.25:1-18] (9) Ni tentemos a YaHWéH, como algunos de ellos lo tentaron y perecieron por las serpientes. [Núm.21:5-6] (10) Ni murmuren, como algunos de ellos murmuraron y perecieron por el [ángel] destructor. [Núm.16:41-49] (11) Estas cosas les sucedieron como escarmiento y se registraron como una advertencia para nosotros, que vivimos en el fin de los siglos. (12) Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.



Por tal razón, ¿crees en el Mesías, pero que los Mandamientos del Altísimo dados por medio de Moisés están abolidos por esa creencia, o reemplazada por otra Ley? Haces mal. Porque el espíritu del Mesías estaba con los israelitas que cruzaron el mar y, junto a Moisés, produjo la liberación de la esclavitud. Pero comenzaba un nuevo camino, un camino de exámenes de fe, donde ese gozo que tenían como libres, debía ir acompañado de fidelidad a las Instrucciones del Creador del Mundo. Y en ello muchos fallaron, por desobedientes, por infieles a la Voluntad del Altísimo. Por eso advierte Pablo que no sigamos el mismo transitar en la fe en estos tiempos. Porque como dijo Yaakov (Stgo.2:14,26): "Hermanos míos, si alguno dice que tiene fe y no tiene obras, ¿de qué sirve? ¿Puede acaso su fe salvarlo?" "Porque tal como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras [cumpliendo los Mandamientos] está muerta.".


Ahora, ¿no crees que el Mesías ya vino para mostrar el "mar abierto", que es la correcta manera de obedecer los Mandamientos del Todopoderoso, y para sacrificarse por tus pecados, con el fin de que tengas vida perpetua, y sólo te apoyas en la obediencia? También haces mal. Pues el espíritu del Mesías, como dije antes, estaba con los israelitas que cruzaron el mar y se sumergieron en Moisés, en el compromiso de andar según las Instrucciones del Altísimo. Y gracias al Mesías, el Altísimo no los destruyó a todos cuando se rebelaron, porque el Mesías clamaba perdón a través de Moisés. Y Pablo te dice, según Inspiración Celestial, que todos se alimentaban del espíritu del Mesías. Y muchos Sabios del judaísmo enseñan algo semejante, que el espíritu del Mesías debe vivir en los corazones de los judíos antes de su revelación, y que no se terminará el exilio ni se manifestará el Mesías hasta que todos se unifiquen andando correctamente en el espíritu del Mesías. Por lo tanto te aseguro que el Mesías, no sólo ya vino, sino también existe desde antes de la Creación del Mundo, y desde antes de la creación de todo ser. Por eso es el primogénito de los hijos del Altísimo. Y cuando se revele al fin de los tiempos, ya no habrá otra posibilidad de sacrificio por los pecados, y los lamentos no serán escuchados, sobre todo de aquellos que lo traicionaron menospreciando su obra, luego de haberlo conocido correctamente. Piénsalo..




Ex. 14:26-31 Entonces YaHWéH le dijo a Moisés: “Extiende tu brazo sobre el mar para que las aguas vuelvan sobre los egipcios y sobre sus carros y sobre sus jinetes”. Moisés extendió su brazo sobre el mar, y al amanecer el mar volvió a su estado normal, y los egipcios huían ante él. Pero YaHWéH arrojó a los egipcios al mar. Las aguas volvieron y cubrieron los carros y los jinetes –todo el ejército del Faraón que los siguieron dentro del mar; no quedó ni uno de ellos. Pero los israelitas habían marchado a través del mar por suelo seco, mientras las aguas formaban una pared para ellos a su derecha y a su izquierda. Así libró YaHWéH a Israel aquel día de los egipcios. Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar. Y cuando Israel vio el maravilloso poder que YaHWéH había ejercido contra los egipcios, el pueblo respetó a YaHWéH; tuvieron fe en YaHWéH, y en Moisés su servidor.


Cuando se escoge en la vida ser obedientes a los Mandamientos del Todopoderoso, siguiendo el ejemplo de hijo y siervo como Yeshúa el Mesías, aferrándonos a su espíritu viviente, logramos conectarnos de la mejor manera con el Poder del Altísimo, para que Él destruya cualquier presencia "egipcia" que nos persiga en la vida, ya sean erróneas creencias, malas costumbres, un ego enceguecido en la necedad, problemas mundanos de todo tipo, ataques injuriosos, maledicencia, odio, envidia, debilidades en la fe, desesperanza, tristezas, y cualquier cosa negativa que impida una fe con gozo según la Voluntad del Santo Bendito Sea y en sus Bendiciones. Y, finalmente, la desaparición total de "egipcios" es profecía de la destrucción de todo mal, para comenzar a vivir perfectamente en la felicidad sin fin en el Mundo Venidero. Amén!


Gabriel.

Éxodo 14:10. Tener Fe.


Éx. 14:10 Cuando el Faraón se iba acercando, los israelitas alcanzaron a ver a los egipcios que avanzaban hacia ellos. Muy asustados, los israelitas clamaron a YaHWéH. (11) Y le dijeron a Moisés: “¿Por falta de sepulturas en Egipto fue que nos trajiste a morir al desierto? ¿Qué es lo que nos has hecho, sacándonos de Egipto?


Israel ya había salido de la ciudad con toda la alegría de saborear la liberación. Pero el Todopoderoso no había concluído Su Plan, y volvería a endurecer el corazón del Faraón para que persiguiera a los israelitas.

Aquí el Faraón puede simbolizar todos los problemas que vienen con el Mundo y en la vida, luego de experimentar una gran alegría o paz, sobre todo para esclavizar al hombre, probando la fortaleza espiritual en la fe. Entonces, si la fe está debilitada, aparece el miedo y el pesimismo y hasta quizás el tropiezo. Y en este momento es cuando debe clamarse al Amo del Universo con la plegaria y absoluta confianza en que Él ayudará. Pues, a los sufrimientos que acarrea el Mundo, el Altísimo los permite que pasen para probarnos en la fe, para ver si somos tan fuertes como lo decimos en teoría. Fe no es sólo creer, sino también confiar, obedecer y soportar con paciencia todo sufrimiento, manteniendo firme la meta en la rectificación del alma y en las bendiciones futuras por venir. El Altísimo tiene un plan para cada uno, y debemos ser pacientes para tener los buenos resultados, a pesar de los peligros y sufrimientos temporarios.

Cuando la fe se debilita mucho, otro “Faraón”, el ego propio, se fortalece tratando de convencer a uno de que no sirve luchar ante tantas dificultades de la vida con fe. Entonces introduce generalmente el pensamiento: “Para qué pasar la vida sufriendo para ser un poco más santo. No tiene sentido, no nací para eso, hay que disfrutar la vida como venga y no perder el tiempo en cosas imposibles.” De esa manera se puede llegar a bajar los brazos y “entregarse a los egipcios”, que es entregarse a una vida alejada de hacer la Voluntad del Santo Bendito Es, y a la esclavitud con peores sufrimientos.



Ex.14:13 Pero Moisés le dijo al pueblo: “¡No tengan miedo! Esperen y verán la liberación que YaHWéH realizará por ustedes hoy; porque a los egipcios que ven hoy no los volverán a ver nunca más.


¿Quién provee esa liberación? El Todopoderoso. Nada podemos hacer por nosotros mismos sin Su Ayuda. Por ello es tan importante clamar a Él, conocerLe y respetarLe. Nuestra fortaleza en la fe depende de que Él nos fortalezca. En la vida tendremos muchos "faraones" persiguiéndonos para derrotarnos en la fe. Pero, cuando andamos de la Mano del Poderoso de los Ejércitos Celestiales, haciendo Su Voluntad, siempre los venceremos. Es por ello que está escrito:



Deut. 31:6 Sean fuertes y resueltos, no les teman ni les tengan miedo; que YaHWéH su Elohim mismo marcha con ustedes: él no les fallará ni los abandonará.



Por tal razón, debemos lograr una conexión íntima con el Todopoderoso, para que nos ayude a vencer en todos los problemas y pruebas que se presenten en la vida. Él ayudará en el momento justo y, muchas veces, lo hace aún sin que lo merezcamos, por Su gran Amor.

Pero también está escrito con respecto a la lucha:



Deut. 20:1 Cuando salgas a la batalla contra tus enemigos, y veas caballos y carros de guerra, fuerzas más grandes que las tuyas, no les tengas miedo, que contigo está YaHWéH tu Elohim, que te sacó de la tierra de Egipto.(2) Antes de entrar en batalla, el sacerdote debe acercarse y dirigirse a las tropas.(3) Debe decirles: “¡Oye, Yisrael! Ustedes están a punto de entrar en batalla con su enemigo. Que no les falte el valor. No tengan miedo, ni pánico, ni temor de ellos. (4) Porque es YaHWéH su Elohim el que marcha con ustedes para dar la batalla por ustedes contra sus enemigos, para darles la victoria”.



Los enemigos son todos los problemas que hacen sufrir en la vida. Si hay fe correcta y fortalecida, ¿por qué tener temor a todos esos problemas? El temor debilita la fe. El temor genera dudas y traspiés, tal como se relata con la duda de Simón Kefá (Pedro), al caminar sobre el mar hacia Yeshúa el Mesías, tuvo miedo de la tormenta y comenzó a hundirse (Mat.14:25-31). Seguramente no se podrá evitar sufrir por las pruebas, pero sí eliminar el temor con plena confianza de fe.

Salir de la tierra de Egipto simboliza que el Todopoderoso nos libera siempre de los problemas y, gracias a ellos, nos hace subir de nivel espiritual en la fe, sabiendo que todo es para bien. Y dice luego: "cuando os acerquéis para entablar combate, el sacerdote se adelantará para arengar [hablar o dirigir] al pueblo". Los creyente en Yeshúa [Yahoshúa o "Jesús"] como Mesías de Israel, sabemos que él se ha adelantado como nuestro Sumo Sacerdote (Heb.3:1, 6:20, 8:1) para hablarnos y dirigirnos correctamente en el Camino de los Mandamientos del Altísimo, de manera que con la ayuda de su espíritu y su ánimo podamos vencer sin dudar en las "guerras" contra los problemas de la vida que se presenten. Esto quedó registrado cuando estuvo en el mundo:


Marc.9:17 Y uno de la multitud le respondió: "Maestro, te traje a mi hijo que tiene un espíritu mudo, (18) y dondequiera que lo ataca lo derriba, y echa espumarajos y cruje los dientes y se pone rígido. Y dije a tus discípulos que lo echaran, pero no fueron capaces." (19) Respondiendo él, les dice: "¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os soportaré? Traédmelo." (20) Y se lo llevaron, y al verlo el espíritu, al instante lo convulsionó, y cayó en tierra, y se revolcaba echando espumarajos. (21) Y preguntó a su padre: "¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto?" Y él dijo: "Desde la niñez, (22) y muchas veces hasta lo echaba al fuego y al agua para matarlo. Pero, si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos." (23) Yeshúa le dijo: "¿Si puedes? ¡Todo es posible para el que cree!" (24) Inmediatamente el padre del muchacho, clamando, dijo: "¡Creo! ¡Ayuda mi poca fe!" (25) Yeshúa entonces, viendo que la multitud se agolpaba rápidamente, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: "espíritu mudo y sordo, yo te mando: ¡Sal de él y no entres más en él!" (26) Y después de gritar y convulsionarlo mucho, salió. Y quedó como muerto, de tal modo que los más decían: "Está muerto." (27) Pero Yeshúa, tomándolo de la mano, lo levantó; y él se puso en pie. (28) Después de entrar en casa, sus discípulos le preguntaban en privado: "¿Por qué nosotros no pudimos echarlo?" (29) Les dijo: "Esta clase no sale sino con oración." [TXT]


Y según Mateo, con respecto al mismo hecho y a la misma pregunta, la respuesta del Mesías fue:

 

Mat.17:20 Y él les dijo: "Por la limitación de su fe. Verdaderamente les digo que si hay en ustedes alguna fe, como un grano de mostaza, si creen, a este monte le dirán: ‘Apártate’ y se apartaría, y ninguna cosa les sería retenida. (21) Pero este género de shedim [poderes] no se expulsa sino con oración y ayuno.". (Mat.Heb.Shem Tov., trad.Yosef Alvarez)


Como pueden ver, la dificultad para los discípulos de expulsar ese poder que atormentaba a esa persona era la débil fe de ellos por falta especialmente de oración. Porque con ella se logra la mejor conexión con el Todopoderoso para recibir el poder de vencer ante cualquier problema, siempre y cuando uno tenga absoluta confianza en ello. Por eso Yeshúa nos ha dicho: "Todo lo que pidan en oración, si tienen fe, lo recibirán” (Mat.21:22). Pero además, si retenemos la fe en Yeshúa como Mesías, tendremos más éxitos por su promesa: "En ese día no me preguntarán nada. En verdad, en verdad les digo que todo lo que le pidan al Padre en mi nombre, Él se lo dará. (24) Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su gozo sea completo. (Juan 16:23-24)".



Gavriel.

sábado, enero 24, 2015

Prudencia


Prov.8:12 Yo, la Sabiduría, vivo con la Prudencia; yo logro conocimiento y previsión.


En la fe del creyente en el Todopoderoso, es indispensable en todos los aspectos de la vida alcanzar sabiduría por medio de la prudencia. Si no es así, se cometerán muchísimos errores que pueden provocar daños, tanto a uno mismo como a su prójimo. Analicemos algunos casos donde es indispensable ser prudentes para actuar con la mejor sabiduría.

1) Matrimonio.

Se necesita mucha prudencia en el actuar de cada cónyuge para no herirse entre ambos y mantener una amor a todo vapor. El cuidado especial es al momento de hablar con alguien que no es cónyuge, aún si es pariente. Por ejemplo: el esposo que dice piropos a cualquiera que no es su esposa, termina hiriéndola. Porque no hay mujer, ni debe haberla, más bella que su esposa. Ella debe ser única, como la piedra preciosa más codiciada, y debe respetarse como persona sin halagar a ninguna otra. Muchos amores se desintegran por la imprudencia en el hablar, generalmente de los esposos. También entra aquí la precaución de no mirar ni codiciar a otra mujer, ya que el adulterio empieza por la vista.

2) Trabajo.

Para cuidarlo, para alcanzar una imagen intachable, para ser respetado por los superiores, hay que tener la prudencia de jamás cometer una tontería, como robar, por ejemplo, o abusar del poder con los subordinados. Y hay muchas maneras de robar, no sólo con dinero. Cuando uno es honesto y cumple con su deber, será alabado siempre y obtendrá grandes beneficios.

3) Hijos.

Para que los hijos lleguen a ser buenas personas, tiene que haber un buen ejemplo de los padres. Por ello es necesario que los padres sean prudentes al momento de actuar, porque los hijos copian todo. También debe haber prudencia con respecto a las reprensiones, sin exagerar ni usar la violencia, porque el resultado puede ser peor. La reprensión con amor es un la mejor solución, con mucha paciencia y mansedumbre. Pero lo esencial es el ejemplo de los padres.

4) Paz personal.

Moverse en la vida sin perder la paz mental por el trajín diario y los problemas que se presentan, no es fácil. Se necesita mucha fortaleza de fe y correcto andar para mantener una paz que permita al alma regocijarse, a pesar de los problemas. En esto se debe tener una gran prudencia, para que lo malo no dañe. Por ejemplo, cuando a uno no le gusta un determinado gobierno en el poder del país. De qué sirve amargarse por lo que haga tal persona en el poder, sabiendo que está allí porque Dios le permitió llegar, y Él tiene todo controlado a lo largo del tiempo, sea pasado presente o futuro. Lo más prudente es enfocarse en las cosas buenas que se pueda rescatar, si es que uno no quiere vivir amargándose y desesperanzado. También es muy prudente no dejarse apabullar por los medios de comunicación. Esto también se aplica para las relaciones con otras personas, ya sean familiares, amigos, conocidos, etc. Y más prudencia es apartarse de los chismeríos y maledicencia.

5) Alma y cuerpo.

Un buena prudencia es no caer en excesos al momento de ingerir alimentos y bebidas. Todos saben eso. También es una gran prudencia hacer ejercicios, al menos caminar, sobre todo como una solución contra el stress. Por otro lado, la gran y más valiosa prudencia es la de cultivar el alma con las Enseñanzas del Padre Celestial, con el fin fortalecer la fe y alcanzar sabiduría que permetirá tener éxito en todos los puntos anteriores, y en muchos otros que no mencionamos aquí.

Gabriel.

viernes, enero 23, 2015

Éxodo 10:21-23. Oscuridad.



Éx. 10:21 Luego dijo YaHWéH a Moisés: Extiende tu mano hacia los cielos, para que haya oscuridad sobre la tierra de Egipto, una oscuridad tal que se palpe. (22) Y Moisés extendió su mano a los cielos, y hubo una densa oscuridad por toda la tierra de Egipto durante tres días. (23) No se veían el uno al otro, ni nadie se levantó de su lugar en tres días. Pero para todos los hijos de Israel hubo luz en sus asentamientos.




¿Por qué hubo luz para los israelitas y no para los egipcios? Porque Israel fue el Pueblo escogido para transmitir las Instrucciones, más allá de que luego le sea infiel al Todopoderoso. Porque Israel trasciende como un pueblo, es una manera de vivir que no tiene nada que ver con ser judío o no, o practicar la religión judía o no. Es elegir en la vida andar de acuerdo a las Instrucciones del Amo del Universo, para hacer el bien y amar al prójimo, sin importar la sangre o descendencia ni conversión a una religión. Para que en el camino de la vida haya luz, que simboliza la sabiduría celestial que se aprende para recibir bendiciones, es necesario ser parte de Israel, pero como pueblo que busca hacer la Voluntad del Altísimo, sea de la nacionalidad que sea, con la esperanza de vivir perpetuamente en el Mundo Venidero. Por ello explican claramente los Salmos:



Salm.89:15 ¡Feliz el pueblo que sabe alabarte con alegría, oh YaHWéH, andará a la luz de tu presencia.


Salm.97:10 Ustedes los que aman a YaHWéH, odien el mal; él cuida las vidas de sus leales, de la mano de los malvados los libra. (11) La luz ha brillado para el justo, la alegría para los rectos de corazón. (12) Alégrense, justos, en YaHWéH, y alaben su Santo Nombre.


Salm.112:1 Halelu-YaH! Feliz el hombre que respeta a YaHWéH, que se dedica con fervor a sus mandamientos. (2) Sus descendientes serán poderosos en la tierra, una generación bendecida de hombres rectos. (3) Bienestar y riquezas hay en su casa, y su benevolencia dura para siempre. (4) Una luz brilla para el recto en las tinieblas; él es bondadoso, compasivo, y benévolo.


Salm.119:102 No me he apartado de tus reglas, pues tú me has instruido. (103) Cuán agradable es tu palabra a mi paladar, más dulce que la miel. (104) Yo pondero tus preceptos; por eso detesto todo camino falso. (105) Lámpara es a mis pies tu palabra, una luz a mi camino.



¿Por qué dijo David que la Palabra del Altísimo es luz a su camino? Su hijo Salomón lo aclara:



Prov. 6:23 Porque el mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz, y la reprensión que disciplina es el camino a la vida.


También los Profetas se encargaron de avisar sobre la importancia de buscar vivir en la Luz Celestial, haciendo la Voluntad del Santo Bendito Es, como parte de Su Pueblo para también iluminar a los que están en oscuridad (ignorancia).


Isaías 60:1 “¡Levántate, resplandece, que ha amanecido tu luz; la Presencia de YaHWéH ha brillado sobre ti. (2) Mira, tinieblas cubrirán la tierra; y densas nubes los pueblos; pero sobre ti resplandecerá YaHWéH, y sobre ti se verá su Presencia. (3) Y las naciones andarán a tu luz, los reyes por tu brillante resplandor.


Isaías 42:6 Yo, YaHWéH, por Mi gracia te he llamado, y te he tomado de la mano. Yo te creé, y te nombré como un pueblo de alianza, y como luz de las naciones; (7) para que abras los ojos privados de luz, que rescates prisioneros del confinamiento, de la prisión a los que moran en tinieblas.


En conclusión, para no andar viviendo a tientas como en una oscuridad egipcia, donde la espesura tiene que ver con el gran sufrimiento que puede causar, la mejor elección es ver claramente a la Luz de las Palabras o Instrucciones del Todopoderoso. Ese camino escogido bendecirá con mucho bien en la vida y, además, ayudará a otros para que puedan salir de la oscuridad, sin necesidad de convertirse a ninguna religión, sólo aprender y poner en práctica los Mandamientos del Amo del Universo, con la gran esperanza de vivir en un Mundo Perfecto en el futuro.


Gabriel.

jueves, enero 22, 2015

Éxodo 10:14. Langostas.


Ex.10:14 Las langostas invadieron toda la tierra de Egipto y se posaron en todo el territorio de Egipto. Fue muy severo. Nunca hubo antes, ni habrá después, semejante langostas. (15) Cubrió la superficie de todo el país (tan espesamente) que la tierra se oscureció. Consumió toda la vegetación de la tierra y todos los frutos de los árboles, remanentes del granizo… (Torat Emet, Ed.Keter Torá) 



Tres daños provocó esta plaga: 1) “Cubrirán la superficie de la tierra (tan espesamente) que nadie podrá ver el suelo”. 2) “Cubrió la superficie de todo el país (tan espesamente) que la tierra se oscureció”. 3) “Consumió toda la vegetación de la tierra y todos los frutos de los árboles, remanentes del granizo”.


1) La langosta cubre el suelo de tal manera que no se puede ver:  La persona que se comporta como con la necedad del Faraón, cegada por la obstinación para no obedecer la Voz (Mandamientos) del Todopoderoso, pierde de vista el rumbo correcto para transitar (no sabe dónde pisa), lo cual implica cometer muchos errores (sea con uno mismo o con los demás) que le provocan sufrimientos ("plagas"). Éstos están para hacer que el corazón se quiebre, de manera tal que reconozca el Poder del YaHWéH, y para que se arrepienta de su actitud, comience a obedecerLe y respetarLe.

 

 2) Las langostas eran tan numerosas que oscurecieron la tierra: Cuando una persona se resiste a seguir las Instrucciones del Todopoderoso, no sólo puede perder de vista el rumbo correcto a transitar en la vida, con las bendiciones que en él se puede encontrar, sino también puede caer en "oscuridad". Ésta es la ignorancia de Su Palabra, la cual puede ser tan arraigada que por costumbre se transforma en díficil de cambiar. Y esta ignorancia también puede provocar muchas tristezas y grandes depresiones, oscuridades de un corazón debilitado por la falta de verdadera fe, que no es sólo creer, sino también obedecer y hacer la Voluntad del Altísimo para ser bendecido. Como sabemos de Abraham, no sólo creyó, sino también obedeció, tal como lo cuenta el emisario nazareno Yaakov (Stgo.): 


Stgo. 2:21 ¿No se justificó por las obras a nuestro padre Avraham, cuando ofreció a su hijo Yitsjaq sobre el altar? (22) Ves que la fe actuaba juntamente con sus obras y que la fe quedó completa por las obras. (VIN)




Porque decir que: “la fe o la gracia me basta, no necesito Ley o mandamientos..”, lo encierra a uno en una oscura ignorancia (falta de Luz/Sabiduría Celestial), porque: El camino del necio es recto a sus propios ojos; pero el sabio acepta consejo.” (Prov.12:15). El ego se resiste a someterse (obedeciéndole) al Todopoderoso y a Sus Enseñanzas, poniendo continuamente excusas para no aceptar el Consejo y Educación del Padre Celestial; de manera tal que se acostumbra a la comodidad de la oscuridad o ignorancia. Entonces, se oscurece el alma y toda enseñanza celestial le causa un resplandor insoportable, o sea, algo inalcansable e incomprensible, por lo cual la desecha como inútil, y prefiere ser esclavo de lo mundano, la "vida en Egipto", y el sufrimiento de las plagas por estar lejos de las bendiciones y protección del Amo del Universo.

 
3) Con la plaga del granizo, del estudio de la porción anterior de la Torá (Vaerá), se había destruído parte de la vegetación, además de hombres y animales egipcios, y quebrado los árboles (Ex.9:25). Ahora, las langostas deboraron el resto de la vegetación, incluso los árboles.
 
Los árboles sanos y que dan frutos simbolizan a las personas que se mantienen con "agua", elemento que es metáfora para las Instrucciones (Palabras) del Altísimo. De esa manera desean ser justos y virtuosos. El árbol alude al hombre (Deut.20:19), y cuando aprende de la Torá (y bebe de las "aguas" de sus Enseñanzas), se convierte en árbol como relatan los Salmos:

Salm.1:1-3 Feliz el hombre quien no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se une a la compañía de los burladores, (2) sino quien en la Torá de YaHWéH se deleita, y su Torá estudia día y noche. (3) Es como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo y su follaje no se marchita; todo lo que produce prospera.




Salm.92:12-14 El virtuoso florecerá como la palmera, crecerá como cedro en el Levanón; (13) plantados en la casa de YaHWéH, florecerán en los atrios de nuestro Elohim; (14) aún en la vejez todavía darán fruto, estarán vigorosos y verdes.


Sin embargo, cuando el hombre se resiste a hacer la Voluntad del Altísimo, cuando el corazón se mantiene hinchado de orgullo haciendo lo que quiere con terquedad, entonces, además de perder el buen rumbo y hundirse en la oscuridad de la ignorancia, puede llegar a carecer de posibilidades para aprender de la Instrucción Celestial. Eso significa, al mismo tiempo, ser tragado por Egipto y esclavizado por el Faraón (su ego) constantemente, con todo el sufrimiento que ello implica.

 

Las langostas en la parábola del Sembrador, que mencionó Yahoshúa (Yeshúa) el Mesías:



Mat. 13:18 Así que oigan ustedes la parábola del sembrador. (19) Cuando alguien oye el mensaje del reino y no lo entiende, viene el maligno y arrebata lo que se sembró en su corazón. Este es el que se sembró junto al camino


Como en el caso del Faraón, que escuchó la Palabra del Todopoderoso por medio de Moisés, no la entiende porque se acostumbró a rechazarla, entonces se le oscureció la mente para no entender el mensaje. Así también pasa con aquellos que actúan en la vida sin querer entender el Mensaje del Reino, que es obedecer al Padre Celestial y aceptar a Su Mesías como el medio de expiación perpetuo y modelo de ser hijo del Altísimo. La langosta simboliza al "maligno", que pueden ser tanto personas, como religiones y "sabidurías" con apariencia de buenas, pero que terminan "arrebatando" la sabiduría celestial que pueda haber en el corazón. Ese arrebatamiento simboliza la destrucción de la vegetación o posibilidad de dar frutos como árboles para una buena vida.


(20) Y el que se sembró en pedregales es el que oye el mensaje y en seguida lo recibe con gozo; (21) pero no tiene raíz en sí, sino que es de poca duración, y cuando viene la aflicción o la persecución por causa del mensaje, en seguida tropieza.


El Faraón sentía alivio o gozo luego de que una plaga se quitara, pero como su ego seguía resistiéndose a la Advertencia del Todopoderoso, no tenía raíz, porque la langosta había comido toda posibilidad de que el árbol o vegetación diera frutos, queda como en "pedregales". O sea, no había posibilidad de que la sabiduría se asimilara, por lo tanto se la descarta. La obediencia dura poco y vuelve caerse en la necedad. También es una advertencia para los que abandonan a Yahoshúa (Yeshúa) como Mesías. Primero reciben con gozo aceptar al Mesías, pero como no se cuida esa sabiduría, los pedregales hacen que uno ambicione saber más creyendo luego en cualquier cosa, y termina sin raíz, que es lo principal en un vegetal o árbol. Entonces se apoyan en lo que no es sabiduría celestial, muchos por causa de la persecución a causa de la Buena Noticia. Muchos creen encontrar mayor sabiduría, pero caen en engaños, porque la raíz de toda sabiduría es el Mesías. Él es raíz como cabeza, o como dice el Salmo: "La piedra que desecharon los constructores ha venido a ser la principal piedra angular. Esto es Obra de YaHWéH; es maravilloso a nuestros ojos. (Salm.118:22-23)". Y gracias al Mesías podemos tener la mejor conexión con el Todopoderoso, para poder cumplir correctamente con Su Voluntad.



(22) Y el que sembró en espinos, éste es el que oye el mensaje, pero las preocupaciones de este mundo y el engaño de las riquezas ahogan el mensaje, y queda sin fruto. 



Cuando uno descuida su alma espiritualmente, esto es, oyendo y despreciando el Mensaje que proviene del Todopoderoso, queda esclavo del Mundo y su manera de vivir que ofrece. Entonces se cae en la vida carnal, como preso de los deseos pasionales o de las reacciones animales de la mente, por causa de las preocupaciones de este mundo. Pero también cuando uno se descuida, se aleja de la verdadera sabiduría que es vivir en el espíritu del Mesías, por causa de otras aparentes "sabidurías" o "riquezas", pero que no provienen de YaHWéH el Altísimo, y terminan ahogando la sabiduría en el Mesías, cayendo en engaños humanos con falsas "verdades". Esto simboliza sembrar entre espinos. El mensaje genuino se pierde en el alma, como cuando la langosta debora la vegetación que puede dar frutos de correcta sabiduría celestial. Esto también ocurre cuando se aprende incorretamente sobre el Mesías.

 
(23) Pero el que sembró en buena tierra, éste es el que oye el mensaje y lo entiende, el que de veras lleva fruto y produce, uno a ciento, otro a sesenta, y otro a treinta por uno”.

La buena tierra es cuando a uno no le afecta la langosta, ni ninguna otra plaga. Esta tierra es apta para el buen fruto, porque es el alma dispuesta a humillarse ante el Todopoderoso, para abrir su corazón y salir de la esclavitud a lo mundano, para liberarse del poder de las pasiones animales cultivándola espiritualmente con la Instrucción del Altísimo y la fe en el Mesías. Es el alma dispuesta a despojarse de la necedad del ego, para entonces oir y entender el mensaje, que son los Mandamientos dados a través de Moisés, para aplicarlos como Yahoshúa el Mesías lo indicó, siguiendo su ejemplo. El alma dispuesta como una buena tierra, permitirá que el Faraón sea vencido, y se evitará caer en cualquier tipo de necedad. Se podrá entender que es necesaria la obediencia a la Palabra del Todopoderoso, confiando en Su Bendito Nombre YaHWéH; y que esa obediencia debe ser con el espíritu de Yahoshúa el Mesías en nuestra alma. Entonces los buenos frutos podrán germinar, y una nueva vida comenzará en preparación para la futura vida en el Mundo Venidero, para que podamos gozar completamente de los frutos cuando regrese el Mesías en toda su gloria, para honra y absoluta gloria del Altísmo. Amén.



Gabriel.

Éxodo 10:1-2. Corazón endurecido.

Éx.10:1-2 YaHWéH le dijo Moisés: “Ve a donde el Faraón, porque Yo he endurecido su corazón y los corazones de sus cortesanos, para poder desplegar Mis Señales entre ellos, (2) y para que ustedes les cuenten a sus hijos y a los hijos de sus hijos cómo me burlé de Egipto y cómo desplegué Mis Señales entre ellos, para que ustedes sepan que Yo Soy YaHWéH”. 


Como venimos diciendo en otras publicaciones, todos pueden tener un “Faraón” en su vida, un Faraón que cuesta dominar por las propias fuerzas, y es el ego propio que esclaviza la mente en ignorancia y desobediencia para no aceptar el Consejo del Todopoderoso. Muchas veces se da el caso en que el corazón se endurece para no hacer lo correcto que debe hacerse en las relaciones con los prójimos, o consigo mismo, o con el Amo del Universo. En algunos casos, el corazón se endurece por voluntad propia y libre, como cuando Moisés comenzó a pedirle al Faraón que dejara libre a su Pueblo, y recibió de respuesta: “¿Quién es YaHWéH para que yo le obedezca y deje salir a Israel?” (Ex.5:2). Lo que se entiende como: "yo no quiero hacer lo correcto que otros dicen, sino lo que yo quiero y considero correcto. Y nadie va a decirme lo que tengo que hacer. No necesito nada religioso como los mandamientos, sólo quiero disfrutar la vida.". Alguien que vive de esta manera cree que posee total libertad, sin embargo, como el Todopoderoso le muestra al Faraón, éste termina siendo el principal esclavo de sí mismo y luego del Altísimo.
 
Es por lo dicho que, algunas veces, el Altísimo puede llegar a forzar el endurecimiento de corazón para que, por medio de los errores que se cometen en necedad, se sufra problemas ("plagas") en la vida, con el fin de que se abran los ojos y se aprenda de la Palabra del Altísimo para encontrar el camino correcto.

Y la liberación del Pueblo de Israel, la cual también se relata en esta porción de estudio, alude a la liberación de la terquedad del corazón desobediente a las enseñanzas celestiales (se vence al Faraón), de manera tal que el ego dejará paso al altruismo (a pensar siempre antes en el bien del prójimo que en el de uno mismo), y a la obediencia para hacer lo correcto en cuanto al amor. Ese es el principio de una voluntad que toma conciencia de alcanzar una verdadera libertad. Y es el principio (se vence parcialmente al "Faraón") porque no alcanzará, ni aún comprometiéndose con la obediencia o con una fe superficial en el Mesías, para poder tener el mejor éxito en cumplir con la Voluntad del Padre Celestial. Por ello el Apóstol Pablo advirtió:


Ef. 4:17 Esto digo e insisto en el Maestro: que no se conduzcan más como se conducen los gentiles [que rechazan vivir según los Mandamientos del Todopoderoso], en la vanidad de sus mentes, (18) teniendo el entendimiento oscurecido, alejados de la vida de Elohim [Dios] por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón. (19) Una vez perdida toda sensibilidad, se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas.


Porque no es libre quien puede hacer lo que quiere (libre albedrío parcial), sino el puede hacer lo que quiere y debe hacer. Y Pablo explicó muy bien con sus palabras que el desafío que tiene el fiel creyente es:  


Rom. 7:14 Porque sabemos que la Torá [Mandamientos del Todopoderoso] es espiritual; pero yo soy carnal, vendido a la sujeción del pecado. (15) No me explico mi conducta: pues no practico lo que quiero, sino que lo que aborrezco, eso es lo que hago.


Cuando alguien vive alejado de hacer la Voluntad del Altísimo, no obedeciendo Sus Mandamientos ni conectados espiritualmente a Él, cae esclavo del pecado porque vive "obedeciendo" sus impulsos animales de su naturaleza carnal. Es por eso que uno no es libre de hacer lo que quiere y debe hacer correctamente. Pero Pablo habla también de una dificultad que va más allá, incluso, de la obediencia sólo a los Mandamientos, cuando dice:


Rom. 7:19 No hago el bien que quiero hacer; en cambio, el mal que no quiero hacer, eso es lo que hago. (22) En mi ser interior, me deleito en la Torá [Mandamientos] de YaHWéH; (23) pero en mi cuerpo percibo un principio diferente que combate contra la inclinación de mi mente y que me hace prisionero de ese principio de pecado que hay en mi cuerpo.
 


Y cuál es la solución para este gran problema que el creyente obediente, incluso, debe enfrentar? Dijo Pablo: "¡Gracias a Elohim [el Todopoderoso] que cuento con Yahoshúa [Yeshúa] el Mesías, nuestro Amo! (Rom.7:25)". En otras palabras, Pablo explica que la obediencia sola a los Mandamientos no alcanza si uno no se conecta con el Espíritu del Altísimo para poder cumplir con los mismos. Uno puede buscar siempre la obediencia y fallar como esclavo al pecado, porque se continúa la vida "en la carne", cuando la exigencia de la Ley de YaHWéH es una vida espiritual, que sólo puede experimentarse con la conexión espiritual (no sólo mental) con el Amo del Universo. Y para tal logro está la posibilidad de conexión con el Santo Bendito a través del espíritu del Mesías, único camino para alcanzar poder que libere de la esclavitud al pecado. Y Moisés es la representación profética de lo que hoy es el Mesías, ya que sin él, el pueblo de Israel no podía salir de la esclavitud en Egipto. El Mesías ha muerto por nuestros pecados para darnos vida con la expiación de su sangre, cuando merecíamos la muerte por la desobediencia. Y nos libera de la esclavitud a la muerte, para llevarnos a la vida perpetua. Pero esa vida debe ser mediante una existencia espiritual (como preparación para la vida futura), aún inmersos en el cuerpo carnal, pero morando el espíritu del Mesías en nuestra alma. Si eso ocurre, entonces el Espíritu de Santidad del Todopoderoso da poder para cumplir con Su Voluntad, porque el espíritu del Mesías nos permite poner en práctica correctamente Sus Mandamientos. 

Por lo tanto, hay dos tipos de endurecimientos del corazón, o dos grados de estar bajo la "esclavitud al Faraón": 

1) El más dañino (para con el prójimo y para con uno mismo) es vivir alejados de buscar obedecer los Mandamientos del Altísimo, como los gentiles que no quieren saber nada de tener la Guía del Amo del Universo, o siguen un "dios" distinto. Sólo hacen lo que sus propios egos les indican; de esa manera se pasan sufriendo todo tipo de problemas ("plagas"), buscando satisfacer sus deseos carnales, enceguecidos por sus egoísmos, expuestos a fallar casi siempre dañando al prójimo y así mismo, descuidando y hasta enfermando el alma por ignorancia o incorrecta sabiduría.

2) A_ Vivir aprendiendo a obedecer los Mandamientos, e intentando la conexión con el Todopoderoso, pero menospreciando a Yeshúa como Mesías que ha muerto para expiar sus pecados, y que de no haber sido así perdería su vida. Ese camino de endurecimiento impide la conexión verdadera con el Altísimo, para que el espíritu del Mesías more en el alma, de manera tal que dé poder para el cumplimiento eficaz de la Voluntad del Padre Celestial. 

B_ Pero también en esta manera de endurecimiento entra la creencia errónea en el Mesías, la que se vive de manera superficial o teórica, la que no muestra frutos verdaderos de que el espíritu del Mesías mora en el alma. Muchos considerados "judíos nazarenos" o "mesiánicos" recorren este camino, y muchos de ellos terminan abandonando la fe en el Mesías con el afán de querer ser "más santos" según el judaísmo. Esta forma de vida puede llegar a ser un autoengaño, donde la hipocresía es un camino común transitado. Donde se muestra santidad ante los ojos de la gente, pero en la intimidad se transgrede los Mandamientos del Altísimo. En general se tropieza por haber aprendido mal sobre el verdadero Mesías. Sólo es necesario abrir bien los ojos, sin dejarse engañar por cualquier persona, y estudiar profundamente, en oración al Padre Celestial pidiendo Su Ayuda y Guía, para vivir verdaderamente en el Mesías. 




Gabriel.

miércoles, enero 21, 2015

Salmo 23. Alabanza de David.


Salm.23:1 YaHWéH es mi Pastor; nada me faltará.


Cuando reconocemos de Quién proviene todo lo que necesitamos, deseamos, recibimos, y Le agradecemos diariamente, entonces generalmente no nos faltará nada. Y, aunque algo que deseemos nos falte, igual debemos agradecerLe, porque Él considera que no es el momento de tenerlo o beneficioso para nosotros. Y, si nos falta alguna necesidad, tenemos una prueba en la fe, para ver si nos mantenemos firmes, tanto en la abundancia como en la escasez.



Salm.23:2 En verdes praderas me hace descansar; por aguas tranquilas me conduce.

La palabra hebrea que se traduce como "paderas", tambien tiene el significado de "hogar", o "como en casa". Por lo tanto, el descanso es como si estuviéramos en un hermoso campo de pastizales, pero aún en el hogar, disfrutando igualmente de un buen relajamiento. Y a este estado se le suma la conducción por "aguas tranquilas" o "en paz". Recordemos que "aguas", en las Escrituras, generalmente es metáfora de la Palabra del Todopoderoso, o de Sus Mandamientos. Para que una persona pueda disfrutar del relajamiento en paz como menciona el versículo, debe dejarse conducir por las Instrucciones del Amo del Universo. Si en la familia todos tienen esta decisión, entonces la bendición será inmensa con mucha paz y bienestar.



Salm.23:3 Renueva mi vida; me guía por sendas rectas en honor a Su Nombre.

La raíz "shuv" del verbo hebreo "yeshovev", que se traduce generalmente como "renueva", tiene el sentido de hacer volver hacia atrás a alguien después de cometer un error o transgresión, lo que suele interpretarse también como arrepentimiento. Es por tal razón que la renovación del alma depende de lo que dice luego: "me guía por sendas rectas en honor a Su Nombre". Esta guía por sendas rectas está ligada a honrar el Nombre del Altísimo, o lo que se conoce como "santificación del Nombre Sagrado". Y transitar por esas sendas hace que uno obedezca los Mandamientos de YaHWéH, pero no sin un arrepentimiento total y sincero de las transgresiones cometidas a Su Voluntad, para que la renovación sea posible como también menciona el Salmo 19:7: "La Torá [Instrucción] de YaHWéH es perfecta, y transforma el alma...". Cuando en el alma hay renovación, hay cambio, un volver a empezar, un "nacer de nuevo", como exigió Yahoshúa (Yeshúa o "Jesús") el Mesías (Juan 3:3).



Salm.23:4 Aunque pase por valle de sombras de muerte, no temeré ningún desastre; porque Tú estás conmigo; Tu vara y Tu cayado me han confortado.

El "valle de sombras de muerte" es la metáfora que se refiere a todas las situaciones de sufrimiento que uno puede pasar en la vida, aunque no sea estar en medio de una guerra o desastre natural, por ejemplos. Puede ser pérdidas de familiares; problemas económicos; enfermedades graves; separaciones o divorcios; peleas con familiares; adicciones; etc... En todos los problemas, si tenemos verdaderamente fe como lo exige el Todopoderoso, no temeremos aunque suframos. No temeremos una perdición ni desastre total, porque el Amo del Universo estará con nosotros para ayudarnos siempre. Y es la fe absolutamente confiada, pase lo que pase, la que nos mantiene unidos al Santo Bendito Es, para superar todos esos valles tenebrosos. Él estará con nosotros para que ascendamos nuevamente la "montaña", aunque sea muy difícil. Caer en esos valles también simbolizan "Tu vara", porque a través de Sus reprensiones somos educados en Su Voluntad, a fin de que corrijamos malas actitudes o defectos. Pero también somos consolados por los ascensos que podemos realizar gracias a Su Ayuda, que simboliza Su Cayado. Y esa Ayuda también se manifiesta a través de Su Ungido (Mesías), para que nos elevemos espiritualmente luego de cada traspié o prueba de fe. Su Vara y Su Cayado nos mantiene siempre luchando, levantándonos y rescatándonos cuando nos transformamos en ovejas descarriadas.



Salm.23:5 Preparas para mí una mesa frente a mis adversarios, unges con óleo mi cabeza, mi copa está rebosando.

La fe correcta, en base a la confianza absoluta en el Todopoderoso, más la renovación de la vida en pos de la rectificación del alma (santificación), hará que siempre salgamos victoriosos cuando somos enfrentados por adversarios. Esto significa "preparar una mesa ante mí". Y los adversarios no necesariamente son siempre humanos, sino también las situaciones que mencionamos antes como partes de "valles de sombras". Esa fe permite que seamos ungidos con óleo en la cabeza. Simbólicamente significa que la Presencia del Santo Bendito inunda nuestra mente y sana nuestra alma de todas sus defectos. Esto permitirá que vivamos de acuerdo al Espíritu de Santidad del Altísimo, que Guiará nuestro espíritu para que haga Su Voluntad. Entonces, no viviremos según la necedad de nuestro ego, alejado de YaHWéH; ni según lo que mal enseñen algunos descarriados de la Verdadera Instrucción Celestial; ni según lo que sugiera gente mundana, que sólo desea deleitarse en el gozo carnal como si fuera un animal. Y esa vida según el Espíritu de YaHWéH, hará que nuestra alma (la copa) rebose de momentos felices, aún sufriendo pruebas difíciles.



Salm.23:6 Sólo el bien y el amor me acompañarán todos los días de mi vida, y en la Casa de YaHWéH moraré por largos días.

La consecuencia de vivir haciendo la Voluntad del Altísimo es vivir la vida llena de bien, especialmente con actos de bien que producen gozo espiritual. Y el bien va de la mano del amor, tanto entre prójimos como con el Santo Bendito Sea. Y el amor, correctamente practicado según lo enseña el Amo del Universo, elimina los defectos del alma y renueva la vida, según el Poder del Espíritu de Santidad. Y la fe, así vivida, lleva a morar en "la Casa de YaHWéH", que es vivir junto a la Presencia del Todopoderoso, como en un "Templo de Santidad", donde el prójimo reconozca tal Presencia y desee aprender del Altísimo gracias a la Luz que en nosotros se refleje, para experimentar la misma vida.


Gabriel.

jueves, enero 15, 2015

Éxodo 7:3

Ex. 7:3 Pero Yo endureceré el corazón del Faraón, para multiplicar mis señales y maravillas en la tierra de Egipto.

Hemos aprendido que el Faraón puede simbolizar el poder natural en la humanidad (Mala Inclinación o Yetzer Hará) que provoca desobedecer los Mandamientos del Todopoderoso. Muchas veces el Altísimo permite que ese poder sea tan grande y difícil de vencer, con todas las pasiones carnales conocidas que produce, para mostrar luego que con Su Poder Él puede Ayudar a controlarlo. Pero, como en el caso del Faraón egipcio, el ego suele dormirse en la necedad, y es necesaria una intervención maravillosa para doblegarlo y mostrarle Quién es el Amo del Universo. Entonces, aparecen hechos que hacen sufrir y que, en ignorancia, parecen comunes en la vida, pero en verdad son señales provocadas por el Altísimo para que se tome conciencia de los malos actos y se vaya hacia el arrepentimiento. 

Egipto simboliza la vida en este Mundo. Estamos rodeados de creencias erróneas, de malas intenciones, de hipocresía, de envidia, de desprecio, de vanidad, de discriminación, de falsedad, de maledicencia, de idolatría en todas sus clases, etc... Pero también estamos rodeados de maravillas y señales del Altísimo (como el "simple hecho" de despertar cada día o de llegar a descansar en la noche) para que Le conozcamos verdaderamente, Le honremos y respetemos, y nos conectemos con Él mediante las plegarias, para que el "Faraón" sea derrotado, es decir, nuestro ego se desbloquee para que haga Su Voluntad completamente. De tal manera viviremos "en el espíritu" y no "en la carne", como el emisario Shaúl de Tarso (Pablo) enseñaba. Es por ello que cuando pasamos pruebas y situaciones angustiosas, debemos mirar hacia el Cielo y clamar al Santo Bendito Es, porque Él puede rescatarnos de todos los problemas, y ayudarnos a mejorar como persona. Por ese rumbo, llegará el día en que seremos finalmente llevados a la Tierra Prometida, donde se podrá disfrutar perpetuamente en el Mundo Venidero. Amén.

Gabriel.